Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pla dice que no hay más que hablar del pacto y anuncia una alternativa a la Ley Urbanística

El socialista asegura que el PP ni retira la LUV ni paraliza los PAI y actúa de "mala fe"

"No tenemos más que hablar", dijo ayer rotundo el secretario general de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla, al referirse a la oferta de pacto del presidente Francisco Camps. Los socialistas, subrayó Pla, quieren un cambio de modelo, que pasa por la retirada del proyecto de Ley Urbanística Valenciana (LUV) y la paralización de los PAI fuera de ordenación. En este sentido, el dirigente socialista acusó al PP "de mala fe" por vender que había pacto. Los populares replicaron que la enmienda a la totalidad "suena a excusa de mal pagador" y reiteró su oferta de diálogo.

El secretario general del PSPV-PSOE tuvo que hacer ayer un paréntesis en una comparecencia pública convocada para valorar los Presupuestos Generales del Estado de 2006, para aclarar la posición de su partido frente a la oferta de pacto urbanístico que primero el presidente Francisco Camps y luego el portavoz popular en las Cortes, Serafín Castellano, le trasladaron esta semana. Al primero le expresó en la tribuna de las Cortes, de manera pública, sus condiciones -cambios en dos leyes urbanísticas aprobadas y la retirada de la LUV (texto que sustituirá a la LRAU vigente)-. Entonces no hubo respuesta del presidente, pero al día siguiente Castellano le trasladó, según reconoció ayer Pla, que aceptaban sus condiciones y que se sentarían en unos días a hablar, después de que Pla tratase el tema con la dirección del partido.

Apenas habían pasado 12 horas desde esa conversación cuando el contacto entre ambos dirigentes se filtró a algunos medios de comunicación como un gesto de rectificación por parte de Pla. "No tenemos más que hablar", sentenció ayer el dirigente socialista, que interpretó el acercamiento de Castellano como un intento de que los socialistas aceptasen "una ley de punto final" que sirva de coartada a la "depredación del territorio" que, en opinión del PSPV, ha alentado el Ejecutivo del PP.

"Quien cambia de postura respecto a lo que dijo en las Cortes no he sido yo, sino Camps, pero ahora se ha acabado lo de intentar confundir", manifestó. Con tres días de retraso, Pla aprovechó su comparecencia de ayer para responder a las acusaciones que el presidente Camps arrojó a Pla en el debate de política general, donde le acusó de defender "intereses oscuros" por su falta de interés en derogar la LRAU.

El secretario general insistió en que los socialistas no han cambiado de postura con respecto al pacto urbanístico "como ha dicho el PP" e insistió en que el punto de partida del PSPV está muy claro. La negociación con los populares no tiene sentido, subrayó Pla, cuando no están dispuestos a retirar la LUV.

Pla insistió en que la Comunidad Valenciana no puede continuar en una situación "de caos urbanístico" y anunció una enmienda a la totalidad al proyecto de LUV, ahora en fase de enmiendas y después presentarán una alternativa a la ley.

El político socialista rechazó con rotundidad una política urbanística como la del Consell, donde el consejero de Territorio y Vivienda, Rafael Blasco, "debe dejar de ser el principal agente urbanizador, porque en los últimos años ha creado empresas mixtas, que son las que se han presentado al desarrollo de millones de metros cuadrados en la Comunidad", prosiguió.

El anuncio de los socialistas de presentar una enmienda a la totalidad sorprendió a los populares. "Suena a excusa de mal pagador y equivale a decir abiertamente que el PSPV no quiere negociar", declaró el portavoz parlamentario del PP, Serafín Castellano. El portavoz popular calificó de "poco serio" que anteayer se pusieran unas condiciones "y hoy [por ayer] las amplíen".

El diputado de EU-L'Entesa Carles Arnal instó, por otro lado, al PP a "aclarar los términos en el que se podría plantear un posible pacto urbanístico, qué contenidos, qué objetivos y qué materias son susceptibles de pactarse". Arnal, quien recordó que la coalición volvió a pedir esta semana una moratoria urbanística, mostró su escepticismo acerca del pacto que propone el PP e insistió en que si verdaderamente está buscando un acuerdo, debería paralizar todos los PAI que estén fuera de ordenación.

Promotores inmobiliarios y concejales socialistas

El secretario general de los socialistas valencianos se refirió también a la declaración oficial del día anterior de la Federación de Promotores Inmobiliarios y Agentes Urbanizadores, donde destacaban la madurez de Joan Ignasi Pla por su voluntad de llegar a un pacto urbanístico. Ayer Pla interpretó que "lo que este sector demanda es un marco de estabilidad y de seguridad para sus inversiones". Al respecto, quiso transmitirles "tranquilidad", ya que, según afirmó, "con el PSPV este marco está garantizado".

Acerca del apoyo de algunos de sus concejales y alcaldes a proyectos urbanísticos fuera del planeamiento general, Pla se defendió diciendo que en el partido existen "orientaciones, no doctrinas", y que "la competencia reguladora está en manos de la Generalitat", que es la responsable de velar por la legalidad urbanística en última instancia.

En este punto reclamó "una ordenación del territorio exenta de sectarismo", y pidió "que se retiren todos los PAI que no se ajusten a la normativa, pero todos", insistió, "y no sólo los presentados por Ayuntamientos gobernados por socialistas". Sobre esta y otras cuestiones relacionadas con el urbanismo debatirán los socialistas en la Ejecutiva convocada para la semana próxima. La dirección nacional del PSPV no ha tomado por el momento ninguna decisión con respecto a los ediles de su partido que han apoyado los PAI del entorno de Mundo Ilusión en los municipios castellonense de Cabanes y Oropesa, o el proyecto de Elda.

Joan Ignasi Pla apuntó asimismo que "en el debate sobre política general se vio muy claro a un presidente ausente, incapaz de desarrollar un proyecto de futuro y sin credibilidad, ni capacidad de dar respuesta a las necesidades de los valencianos". El líder socialista Añadió que el presidente, "una vez más, intentó desviar la atención intentando deslumbrar a la ciudadanía con una batería de propuestas, de las que 59 son mentiras, medias verdades o falsedades". Del mismo modo, añadió, "se vio que el PSPV está para resolver los problemas de la vida real y cotidiana".

En este análisis los socialistas desmienten, por ejemplo, que el Producto Interior Bruto (PIB) valenciano haya crecido por encima de la media española -desde 2003 lo hace por debajo, según el PSPV- como argumentó el presidente Camps o que la Generalitat haya invertido en los puertos y aeropuertos valencianos. "Son actuaciones del Gobierno central socialista, muchas de ellas paralizadas durante los gobiernos del Partido Popular", matizan en el documento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 2005

Más información