Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CHJ avisó de que el PAI de Elda invade suelo de dominio hidráulico

El presidente de la Confederación exige que el terreno se excluya del proceso urbanizador

La recalificación de 4,6 millones de metros cuadrados en Elda para la construcción de 7.500 viviendas y un campo de golf invade medio millón de metros, aproximadamente, de suelo de dominio público hidráulico. La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha advertido al Ayuntamiento de Elda, en un escrito firmado por su presidente, Juan José Maragues, de que emprenderá acciones legales si el suelo, en la zona de las Barrancadas, no se excluye del proceso urbanizador. El proyecto, tramitado al margen del PGOU, recalifica también suelo forestal.

Moragues asegura en su escrito que el Programa de Actuación Urbanística (PAI), que incluye plan parcial y proyecto de urbanización, afecta a terrenos que tienen la condición de dominio público hidráulico y, por tanto, "insusceptibles de aprovechamiento urbanístico". La CHJ apela a la Ley de Suelo no Urbanizable de la Generalitat Valenciana para argumentar su aviso al Ayuntamiento de Elda. Según ese precepto, el planeamiento urbanístico debe clasificar como suelo no urbanizable de especial protección el dominio público hidráulico.

Moragues advierte al Ayuntamiento de que actuará legalmente en defensa de los intereses públicos si ese suelo no se protege. De momento, el Ayuntamiento ha hecho caso omiso y con los votos del grupo de gobierno, del PSPV, cuatro ediles del PP y un concejal de Unión por el Progreso de Elda, ha recalificado todo el sector.

La recalificación también incluye suelo forestal de alta calidad ambiental. Según la arquitecta municipal, que presentó a mitad de este mes su renuncia al alcalde, el senador socialista y ex presidente del PSPV Juan Pascual Azorín, después de haber realizado informes muy críticos con esta actuación urbanística, las dos alternativas del PAI afectan a suelos no urbanizables protegidos, clasificados como tal en el plan general.

Y es más, en el estudio de impacto ambiental del plan general en revisión, dice la arquitecta, se recoge una de las zonas afectadas, la Sierra de Umbría, como de alta calidad ambiental. "Parece evidente que una parte importante de los suelos donde se localizan las actuaciones propuestas tienen vocaciones de calificarse como suelos no urbanizables de especial protección", sentencia.

En el mismo documento, la arquitecta advierte de que el suelo urbanizable del municipio no está agotado y que el terreno donde se ha programado el nuevo sector se encuentra calificado como no urbanizable y, dentro de éste, en la zona de no previsión de desarrollos. La arquitecta concluye: "Las propuestas no se adecuan al modelo territorial vigente".

Manifestación

Contra esta actuación, un colectivo cívico, Plataforma Cívica de Elda por un Urbanismo Sostenible, integrada por asociaciones de vecinos y grupos ecologistas, ha convocado una manifestación el próximo domingo 2 de octubre para rechazar una actuación urbanística que recoge la construcción de un campo de golf y 7.500 viviendas. Bajo el lema Salvemos las Barrancadas, la manifestación partirá del centro urbano de Elda y finalizará en estas partidas rurales, según fuentes de este colectivo.

"Desgraciadamente se han cumplido las peores sospechas que alertaban de que se pudiera producir un atentado ecológico salvaje" contra el espacio natural de la sierra de La Umbría, añadieron. La plataforma tacha de "vergonzosa" la postura del partido Unión por el Progreso de Elda (UPE), "que hasta ahora se pronunciaba por defender la naturaleza", y cuyo concejal ha ayudado al Grupo Socialista.

En su opinión, las consecuencias de esta actuación urbanística serán "tremendas" porque el proyecto "destruirá el espacio natural denominado sierra de La Umbría, popularmente conocido como las Barrancadas". Asimismo, este colectivo denuncia que más de la mitad del terreno previsto en la urbanización -cerca de 4.600.000 metros cuadrados- está calificado en el PGOU como protegido y que Las Barrancadas "están incluidas en el inventario de suelo forestal del Plan General de Ordenación de la Comunidad Valenciana". "Se eliminarán miles de pinos, carrascas y otros tipos de arbolado, así como múltiples especies de fauna y matorral", agregaron fuentes de este colectivo social. Uno de sus representantes, Rafael Espuig, declaró a Efe que no es admisible el argumento que sostiene el equipo de gobierno socialista de que Las Barrancadas "es el único sitio natural de crecimiento urbano de esta ciudad". "No tiene sentido coger montañas y sierras para urbanizar con el fin de contribuir al despoblamiento de los barrios y de la zona histórica de Elda", apuntó Espuig.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de septiembre de 2005