Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso rechaza la propuesta del PP de destituir al director de la Guardia Civil

El pleno del Congreso rechazó ayer por 129 votos a favor (PP) 175 en contra (PSOE, CiU, ERC, PNV, CC y Grupo Mixto) y cinco abstenciones (Izquierda Verde) la moción presentada por los populares en la que pedían la destitución del director general de la Guardia Civil, Carlos Gómez Arruche, por su actuación tras la muerte de Juan Martínez Galdeano el pasado julio en el cuartel de la Guardia Civil de Roquetas (Almería).

Todos los grupos criticaron las declaraciones de tono exculpatorio que hizo entonces Gómez Arruche, pero el PP tuvo que escuchar calificativos muy duros por su actuación.

Alicia Sánchez-Camacho, actuó de portavoz del PP en este debate, aseguró que la actuación del Gobierno había provocado "un extraordinario desprestigio de la Guardia Civil". Antes había señalado el papel "importante y destacado" de este cuerpo "defendiendo los derechos y libertades de los ciudadanos".

Sánchez-Camacho habló de "la singular incompetencia y la pésima y anodina gestión" del director de la Guardia Civil, y concluyó acusando al Gobierno de que tras la muerte de Martínez Galdeano se abriese un expediente gubernativo "por ocultación de información y tenencia no reglamentaria de armas" y que hasta el 4 de agosto no se investigase por "tratos inhumanos y vejatorios".

Josep María Guinart, en nombre de CiU, fue el portavoz más tajante, además del socialista Ángel Martínez Sanjuan, en descalificar la actitud del PP por "su actitud permanente y la estrategia obsesiva" de "instrumentalizar cualquier circunstancia, sin valorar ulteriores consecuencias, secuelas o efectos colaterales, que pueda ser utilizada como arma arrojadiza contra el Gobierno".

Para Guinart, el Partido Popular trata de "dañar al Gobierno a cualquier coste, caiga quien caiga, incluso poniendo en duda una institución que, por otra parte, se jactan de defender incondicionalmente, como es la Guardia Civil".

Martínez Sanjuán, en nombre del PSOE, condenó "sin paliativos" lo ocurrido en Roquetas y reprochó al PP haber mantenido durante sus años de Gobierno "una política hacia la Guardia Civil lastimera, paternalista y cicatera que ha llevado a un nivel de degradación en el servicio, de falta de medios, de falta de personal, de falta de expectativas, como no lo había en los últimos años".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de septiembre de 2005