Escritores y equipos especializados fomentarán la lectura entre los presos

Cervantes, José Hierro, Miguel Hernández... Todos tuvieron en común que la soledad de una celda extrajo de ellos su mejor genio creativo. Quizá entre los más de 60.000 presos actuales también hay escritores tan notables, pero, independientemente de su virtud creadora, el Gobierno quiere fomentar la lectura entre los reclusos, uno de los colectivos más necesitados de este entretenimiento que da alas a la imaginación.

El ministro del Interior, José Antonio Alonso, y la ministra de Cultura, Carmen Calvo, firmaron ayer en la cárcel Madrid II, más conocida como Alcalá-Meco, un convenio para promover la afición de leer en los centros penitenciarios. Escritores y equipos de iniciación a la lectura cargados con lotes de libros visitarán las cárceles para acercar "a los creadores y sus palabras, como armas cargadas de futuro, a quienes están privados de libertad", según explicó la directora de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, pletórica por haber llevado a buen término una de sus formas de entender la política dentro de los penales.

La ministra quiso subrayar que el fomento de la lectura es para el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "algo más que una simple política cultural, un instrumento de política de Estado". Consciente de que este convenio no es uno más de los firmados en el plan de fomento de la afición de leer porque está dirigido a quienes tienen más dificultades "para acceder al bien infinito de la compañía de un libro", consideró que la lectura es "un servicio público y una necesidad vital para quienes, privados de libertad física, no lo deben estar de la libertad de conocimiento, de la libertad de la información y de la imaginación que la lectura permite".

El primer libro del que disponen los internos de Alcalá-Meco es Soldados de Salamina, de Javier Cercas, donado por José Antonio Alonso, quien explicó que la lectura "nos ayuda a hacernos preguntas" y, a veces, conseguir algunas respuestas "que permiten a los hombres ser libres".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de septiembre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50