La fiscalía de Baviera acusa a un enfermero de matar a 29 pacientes

El jefe médico será juzgado por negligencia

La fiscalía de Kempten (Baviera) acusó ayer a un enfermero de 26 años de matar a 29 pacientes del hospital de Sonthofen, una ciudad de 21.000 habitantes al sur de Alemania. El hombre dijo que actuaba "para liberarles de su sufrimiento". El enfermero, que llevaba en el hospital desde enero de 2003, está acusado de 16 asesinatos -13 de ellos con el agravante de la alevosía-, 12 homicidios, un intento de homicidio, un homicidio a petición de la víctima, dos casos de lesiones graves y cinco robos de medicamentos.

El hombre dijo que había actuado por compasión, pero la investigación probó que en 16 casos las víctimas no eran enfermos terminales, sino que se estaban recuperando de sus dolencias. La serie de crímenes comenzó cuando apenas llevaba cuatro semanas empleado en el hospital.

El acusado, que no será juzgado hasta 2006, usaba un cóctel de tranquilizantes, narcóticos y sustancias que paralizan los músculos hasta impedir la respiración. El director médico del centro también será procesado, sospechoso de negligencia con resultado de muerte, por llevar un control insuficiente de los fármacos, lo que hizo posible que el enfermero robara los productos para matar a sus víctimas.

Éstas tenían entre 40 y 94 años. Eran 17 mujeres y 12 hombres. Las sospechas comenzaron en julio del año pasado tras un robo de medicamentos y comprobarse un aumento de muertes durante los turnos del enfermero. Éste confesó que había matado a 16 personas, una de ellas a petición de la víctima, y que lo había intentado con otra. Sólo en esos 17 casos recordaba los nombres.

En el registro de su casa se encontraron medicamentos cuya combinación es mortal, por lo que la policía comenzó a investigar las 83 muertes que se produjeron en el hospital desde su llegada. En 38 de los casos los cadáveres habían sido incinerados. Entre agosto y octubre del año pasado se exhumaron 42 cuerpos en los cementerios de la región. En 23 de las autopsias practicadas se reveló la presencia de restos de fármacos que no habían sido prescritos, según el historial médico. Otros seis casos no probados se sumaron a la acusación por la confesión del acusado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de septiembre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50