Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía deja en libertad a los ediles de PP y PA de Camas y toma declaración al alcalde

El empresario detenido pasa a disposición judicial tras negarse a testificar en comisaría

La crisis en el Ayuntamiento de Camas, localidad del área metropolitana de Sevilla, cambia por horas. Tras las detenciones el miércoles de un empresario y de dos concejales del equipo de gobierno, uno del PP y otro del PA, por el intento de soborno a la edil Carmen Lobo, concejal del grupo mixto, la policía citó ayer a declarar al alcalde del municipio, Agustín Pavón, de IU. Pavón llegó a la Jefatura Superior de Policía sobre las 20.00 y, tras prestar declaración, la abandonó pasadas las 22.30. Poco antes había salido en libertad el concejal del PP detenido, Antonio Enrique Fraile. El empresario Eusebio Gaviño se negó a declarar ante la policía y pasará a disposición judicial, según su abogado. El letrado de José del Castillo, el edil del PA, anunció también la libertad de éste a las 23.00.

Los tres detenidos, el teniente de alcalde de Camas, Antonio Enrique Fraile (PP); el concejal de Infraestructuras, José del Castillo (PA) y el empresario Eusebio Gaviño, pasaron la noche del miércoles al jueves en los calabozos de la comisaría situada en la calle Blas Infante.

El empresario fue trasladado ayer al mediodía a la Jefatura Superior de Policía, situada a 200 metros, para prestar declaración, algo que finalmente no hizo. El abogado de Gaviño, José Manuel García Quílez, aseguró a Europa Press que su cliente se acogió a su derecho a no declarar ante la policía y que iba a pasar a disposición judicial.

El letrado del empresario señaló que no había podido tener acceso a la documentación de la que dispone la policía sobre la denuncia presentada por el intento de soborno a Carmen Lobo. "No me han dejado ver ni un papel", afirmó el letrado, quien ayer creía que Gaviño iba a pasar la noche en el calabozo.

Eusebio Gaviño fue la persona que supuestamente intentó sobornar a la concejal Carmen Lobo el pasado lunes. Gaviño dio, según la investigación, un sobre con 12.000 euros a Lobo para que en el pleno municipal de Camas del martes votase a favor de dos operaciones urbanísticas. Finalmente, Lobo optó por votar en contra.

Vítores a Pavón

A lo largo de la mañana de ayer, empezó a circular el rumor de que el alcalde de Camas, que el miércoles cerró filas con sus compañeros detenidos, también iba a ser llamado a declarar. Tras unas horas de incertidumbre, Pavón llegó a las 20.00 a la Jefatura Superior, donde se limitó a decir que estaba "tranquilo". Tras declarar ante la policía, Pavón abandonó las dependencias policiales, pasadas las 22.30, en un coche del Ayuntamiento. A la salida, un grupo de personas le vitoreó y empezó a dar gritos de "¡inocente, inocente!".

Poco antes, sobre las 22.00, había abandonado la Jefatura Superior de Policía el concejal del PP. Fraile empezó a declarar ante el Grupo de Delitos Económicos de la Policía sobre las 19.00. Fue su abogado, Pedro Pérez Montero, quien anunció que su cliente, al que se considera sospechoso de un delito de cohecho, quedaba en libertad.

Ya en la calle, Fraile declaró a este periódico que el día y medio que ha pasado detenido "ha sido muy duro" y que ha estado "muy preocupado por su familia y pensando en el pueblo". El edil popular quiso recalcar su total "inocencia" y dijo que tenía la "conciencia muy tranquila". Fraile prefirió no hacer valoraciones sobre la investigación y expresó su confianza plena en la justicia. El edil popular aseguró que no tenía constancia de ninguno de los hechos que llevaron a su detención.

Sobre las 23.00, Valentín Domínguez, abogado del edil andalucista José del Castillo, aseguró que éste también quedaba en libertad, aunque al cierre de esta edición no había abandonado la Jefatura de la Policía. Varios familiares del edil andalucista esperaban en la puerta la libertad de José del Castillo.

El abogado aseguró que no había podido acceder las pruebas que han servido para hacer las tres detenciones, entre otras varias grabaciones, ya que se encuentran en el Juzgado de Instrucción número 2 de Sevilla, el encargado del caso. El titular del juzgado ha declarado secreto de sumario. El letrado de Castillo aseguró que su defendido se mostró tranquilo porque no tiene nada que ver con los hechos denunciados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de septiembre de 2005