Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SITUACIÓN PENAL DE LOS MENORES

La fiscalía denuncia listas de espera en los centros de internamiento de menores

La saturación y falta de medios obliga a retrasar el cumplimiento de las condenas

La Fiscalía General del Estado, en su Memoria anual, denuncia la "grave" y "perturbadora" existencia de listas de espera para la entrada de los menores condenados en centros de internamiento. Estas sorprendentes listas de espera, que la fiscalía no cuantifica, se deben a la saturación de los establecimientos que han de acogerlos. El problema, según el ministerio público, se ha extendido a casi toda España, y en comunidades como Cataluña incluso alcanza a los procesos de libertad vigilada, donde los menores han de esperar a la asignación de un delegado.

Las principales quejas de las fiscalías de menores se ciñen, un año más, a la carencia de centros de internamiento y medios de tratamiento, hasta el punto de que, en el cuarto año de vigencia de la Ley Penal del Menor, "el centro de gravedad de los problemas se ha trasladado a la fase de ejecución de las medidas" impuestas por los jueces. "Incluso está apareciendo el perturbador fenómeno de las denominadas listas de espera de menores pendientes de iniciar la ejecución de la medida impuesta", dice la Memoria del Fiscal del Estado, Cándido Conde-Pumpido.

Un caso especialmente llamativo es el de Canarias, donde la fiscalía de zona señala que al no existir plazas en los pocos centros disponibles, "se sigue manteniendo el sistema de listas de espera para ejecutar las sentencias".

Una "intolerable falta de medios" es denunciada por el fiscal de Segovia, que expone la "imposibilidad, en ocasiones, de poder cumplir en el centro que sería el adecuado por falta del mismo". La fiscalía de Ávila observa "ciertas resistencias" por parte de la Administración a movilizar recursos. La de Cataluña señala que apenas hay plazas específicas para el "internamiento terapéutico" y cree "especialmente lamentable que sólo haya un centro en régimen semiabierto y otro abierto en la provincia de Barcelona". Esta fiscalía da cuenta, además, de que incluso muchos menores que debían cumplir la medida de "libertad vigilada" (sin necesidad de ingresar en un centro) estaban a la espera de que se les pueda asignar un delegado.

Sólo la fiscalía de Cádiz dice haber eliminado prácticamente las "listas de espera" para el ingreso de los menores con medida de internamiento.

También el fiscal de Tenerife pone de relieve, entre otros déficits, que la provincia adolece de un centro de tratamiento psicoterapéutico o psiquiátrico, de otro de régimen abierto y de un centro de día. "Los técnicos encargados de controlar el cumplimiento de las medidas de libertad vigilada no dan abasto, al tener que atender a un número de menores muy elevado, y actúan sobre programas estandarizados y no personalizados".

La Circular de la Fiscalía del Estado 1/2000 era claramente restrictiva con la posibilidad de sustituir las medidas no privativas de libertad por la medida de internamiento en centro semiabierto. Sin embargo, esta posibilidad de sustitución, prevista en la Ley Penal del Menor, está comenzando a ser utilizada, siquiera con carácter excepcional, ante el "reiterado incumplimiento por determinados menores respecto a los que se ha intentado insistentemente que cumplan voluntariamente las medidas impuestas", señala la Fiscalía de Lleida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 2005