Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush asume su responsabilidad en la gestión de la catástrofe

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, reconoció ayer, por primera vez desde el paso del huracán Katrina hace dos semanas, su responsabilidad personal en la gestión de la catástrofe. Bush admitió que hubo "serios problemas" en la respuesta a la devastación causada por el Katrina "a todos los niveles del Gobierno".

En una rueda de prensa con el presidente de Irak, Yalal Talabani, Bush aseguró que "quiero saber cómo mejorar la cooperación" en caso de otro desastre, bien natural o bien de origen terrorista. El presidente estadounidense sostuvo que "no va a defender el proceso", pero sí "a los que estuvieron en primera línea salvando vidas" desde el primer momento.

Cuando realizó estas declaraciones, el presidente contestaba a la pregunta de si el pueblo de EE UU debería estar preocupado por la capacidad del Gobierno para manejar otro atentado terrorista, dados los errores cometidos en la respuesta a la devastación causada por el huracán. Bush reconoció que el Gobierno federal no lo hizo todo bien y agregó: "Asumo la responsabilidad".

El presidente, no obstante, expresó su decisión de defender a quienes "hicieron todo lo que pudieron para responder" al desastre desde los primeros momentos. Bush anunció su intención de abrir una investigación sobre lo sucedido. Las críticas a la reacción del Gobierno federal han provocado la dimisión, el lunes, de Michael Brown, el director de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA).

El sustituto de Brown, David Paulison, se comprometió ayer a intensificar los esfuerzos para encontrar una vivienda permanente a las decenas de miles de personas desplazadas por el huracán Katrina. "Vamos a sacar a la gente de los refugios, vamos a avanzar, vamos a darles la ayuda que necesitan", dijo Paulison.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 2005