Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MANUEL PIMENTEL | Escritor y empresario | Signos

"Por suerte, la novela de aventuras ya es un género más de la literatura"

El ex ministro, empresario y escritor Manuel Pimentel publicó recientemente La ruta de las caravanas, una novela en la que recupera al personaje de Artafi, "una andaluza de clase media de la sociedad del siglo XXI, que sigue teniendo ganas de aventuras". Ésta es la segunda vez que esta arqueóloga protagoniza un libro de Pimentel. La primera fue con Puerta de Indias.

Pregunta. ¿En qué líos ha metido a Artafi en esta ocasión?

Respuesta. La novela arranca con un atentado en Córdoba, y Artafi, después de una serie de hechos, se adentra en la ruta de las caravanas que atraviesa el desierto del Sáhara hasta llegar a Tombuctú. Esta ruta se utilizaba para llevar oro y esclavos desde Mauritania hasta Al-Ándalus.

"La presencia andaluza es muy impactante y evidente en el Magreb"

P. ¿Es una novela eminentemente de aventuras?

R. Sí, sí. Es un libro de aventuras clásico, en el que se busca que el lector se divierta. Pero, a la vez, he querido introducir el debate. Hay dos cuestiones de reflexión de fondo. La primera, la situación del mundo musulmán actual y sus problemas. Y el segundo tema es recordar el esplendor que alcanzó Al-Ándalus. Creo que esta reflexión se puede transmitir mejor a través de las aventuras.

P. Mezcla la aventura con la historia, ¿es una receta que está funcionando en la literatura actual?

R. Las demandas sociales van cambiando y los gustos también. Hasta hace poco, la literatura de aventuras en España estaba muy devaluada. Se consideraba literatura infantil. Hasta tal punto que cuando se publicó Moby Dick, una novela de contenido claramente para adultos, se clasificó para niños. Por suerte, la novela de aventuras ya es un género más de la literatura.

P. Respecto a la recuperación del mundo andalusí, parece que hay un movimiento ahora de reivindicación...

R. Es normal, aunque no podemos mitificarlo porque tuvo sus luces y sus sombras. Pero esto no significa que podamos permitir el genocidio cultural que se hizo con Al-Ándalus. No podemos permitir que sigan perdurando las teorías de Menéndez Pidal. En el colegio me enseñaron que los musulmanes llegaron a la Península y todos los españoles se subieron a Covadonga y los árabes se quedaron con el país. Eso es mentira.

P. ¿Pero conceptos como la convivencia armoniosa entre las religiones no se han convertido en un tópico?

R. Puede ser, pero de todas formas el mundo musulmán es más tolerante en la convivencia. Se puede caer en tópicos pero hay tres puntos que son ciertos: El primero: que existió Al-Ándalus; el segundo: que los que vivían aquí no eran árabes, eran andaluces; y el tercero: que fue un gran imperio. Luego, es posible que hubiera sátrapas y dictadores como en todos los imperios. Pero no podemos permitir los intentos de ignorar Al-Ándalus, porque somos nosotros. Y como nosotros habría buenos, malos y regulares.

P. ¿Usted ha recorrido la ruta de las caravanas?

R. Sí en varias ocasiones me he adentrado en el Sahara.

P. ¿Cuánto de Andalucía hay en el mundo musulmán?

R. La presencia andaluza es muy impactante y evidente en el Magreb. En Tombuctú es más complicado encontrarla. Pero, por ejemplo, la principal mezquita de Tombuctú la construyó el gran arquitecto andalusí Es-Saheli. Esto es muy significativo porque muchas veces lo desconocemos. Ellos, cuando hablan contigo, entienden que tienes que sentirte orgulloso por tener a un gran arquitecto como él. Pero no me comprenden cuando les digo que no conozco quién es porque no nos lo han enseñado.

P. ¿La biblioteca de Tombuctú es algo más que una edificación en su novela?

R. Aunque la biblioteca existe como edificio, es una realidad, también tiene algo de ideal. Primero es una sorpresa, tiene un sentimiento simbólico muy fuerte porque parece imposible que se haya conservado. Pero tiene la carga de lo remoto. Aquí significa el lugar más remoto al que puedes ir. Es algo parecido a llegar al fin del mundo después de atravesar el Sáhara.

P. ¿Tiene pensado convertir a Artafi en la protagonista de una saga?

R. Sí, pasado el tiempo. Dentro de un par de años, aunque mientras seguiré publicando otras cosas.

P. ¿Y a dónde llevará Artafi en la siguiente ocasión?

R. Seguramente arranque con el Inca Garcilaso de la Vega, que nace en Perú y muere en Montilla (Córdoba).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 2005