Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Caos en las matriculaciones

Quiero denunciar públicamente la situación tan caótica, injusta e ilegal que estamos viviendo los alumnos de la Universidad de Sevilla desde que empezamos el pasado día 1 de septiembre a intentar matricularnos en la misma. Caos provocado por la falta de previsión de los responsables universitarios al no pensar en que 60.000 alumnos matriculándonos a la vez haría temblar al servidor más pintado, al pensar que una aplicación que ha sido terminada el mismo día 1 de septiembre sería suficientemente eficaz como para poder matricular a semejante masa social. Injusticia porque con esta aplicación defectuosa denominada Automatrícula (de auto no tiene nada) era imposible terminar cada uno de sus pasos para llegar al final, con la consiguiente pérdida de plazas en actividades de libre configuración muy solicitadas y la imposibilidad de elegir un grupo adecuado a unos horarios favorables a priori para el alumno.

Y lo más grave de todo, causa por la que a mi parecer se debería paralizar todo el proceso de matrícula, la ilegalidad en la que incurre dicha aplicación al desvelar datos personales tales como direcciones, teléfonos, cuentas bancarias, etc. de alumnos de la Universidad al introducir nuestra clave personal para comprobar que la matrícula ha sido realizada con éxito. Yo personalmente he podido ver los datos de cuatro alumnos en mi propia automatrícula en cuatro momentos diferentes del día, y no he visto más porque el servidor estaba constantemente saturado de peticiones. Sé que mi caso no ha sido aislado porque lo he comprobado con muchos compañeros míos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura. Esto no se puede repetir en una Universidad como la nuestra, que se supone que sus 500 años le han dado experiencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de septiembre de 2005