Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las últimas lluvias dejan agua en los pantanos para ocho días más

Ocho hectómetros cúbicos, equivalentes al consumo de ocho días en el conjunto del área metropolitana de Barcelona. Ésa es la cosecha de agua que han dejado las últimas lluvias en los pantanos. De modo desigual. Los más beneficiados han sido los de la cuenca del Ter, donde las reservas se han incrementado en siete hectómetros cúbicos. En cambio, los pantanos de la cuenca del Llobregat, que son también los más desabastecidos, han tenido un incremento de un hectómetro cúbico.

En términos porcentuales, las cifras son mucho más escasas. Los pantanos de la cuenca del río Ter estaban el pasado lunes al 31,25% de su capacidad. Ayer viernes, las reservas habían aumentado, pero se habían situado solamente en el 32%. En la cuenca del Llobregat, el crecimiento porcentual es aún menor. El lunes se hallaban en el 23,51% de sus reservas y ayer viernes habían alcanzado el 23,55%.

No obstante, las lluvias tienen efectos indirectos muy beneficiosos sobre las reservas de agua. Por ejemplo, en la zona del bajo Ter, las cantidades medias caídas son de 20 litros por metro cuadrado y, aunque este agua no ha podido ser almacenada, ha reducido la demanda agrícola, con lo que aumenta la disponibilidad de las reservas.

Las lluvias de estos días han sido, en general, trombas, con precipitaciones muy abundantes pero localizadas y en poco tiempo. La mayor precipitación por metro cuadrado se ha registrado en Òdena (Anoia), donde el observatorio recogió 165 litros por metro cuadrado, según datos del Servicio Meteorológico de Cataluña. Las precipitaciones justo al lado, en Igualada, fueron de 142,4 litros.

En medio se sitúan dos puntos del Baix Empordà (Begur, con 158,6 litros, y Serra de Daró, con 147,4) y uno en el Baix Penedès (La Bisbal del Penedès, con 145,8 litros).

En la comarca del Alt Camp se recogieron 126 litros por metro cuadrado en la localidad de Nulles, mientras que el agua caída en el embalse de Sau alcanzó los 11 litros por metro cuadrado. El Servicio Meteorológico no dispone de observatorios en el Garraf.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de septiembre de 2005