Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE confirma el robo de bebés en Ucrania para tráfico de órganos

Los cadáveres de dos recién nacidos fueron hallados entre los residuos de un hospital

Una misión de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) ha certificado que en Ucrania hubo casos de secuestro de niños recién nacidos, presuntamente para utilizar sus órganos en trasplantes y como fuente de las valiosas células madre.

"Ahora estoy convencida de que realmente hubo robos de bebés", declaró Ruth-Gabi Vermot-Mangold, encargada de preparar un informe al respecto para la PACE, después de investigar durante esta semana las denuncias de desapariciones de niños y de cuerpos de nacidos muertos.

La ponente del Consejo de Europa subrayó, en una entrevista publicada este fin de semana por el periódico Kommersant-Ucraina, que las informaciones que motivaron su investigación "se corresponden con la realidad y los niños, efectivamente, desaparecieron". La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa anunció el pasado 22 de agosto que la tarea de su emisaria en Ucrania era "investigar presuntas desapariciones de recién nacidos en extrañas circunstancias", según la web de la organización (http://press.coe.int/ cp/2005/432a(2005).htm).

El departamento de prensa de la Comisión Europea afirma que la decisión de enviar a Vermot-Mangold a Ucrania se tomó después que en varios periódicos alemanes aparecieran noticias de que a finales de 2002 en una maternidad de la ciudad ucraniana de Jarkov habían desaparecido los cuerpos de dos bebés. Los padres de los recién nacidos fueron informados de que sus hijos habían nacido muertos, pero nunca pudieron cerciorarse de ello pese a sus insistentes demandas.

Sin embargo, "más tarde, en los contenedores de residuos biológicos de la clínica fueron hallados fetos y cadáveres de recién nacidos cuyos órganos habían sido extraídos", señaló la PACE en su comunicado.

También destacó que, según una ONG ucraniana, "entre 2001 y 2003 en las casas de maternidad del país pudieron haber ocurrido hasta 300 desapariciones similares" de bebés o de sus cadáveres.

En su alocución ante el Parlamento europeo en enero, el presidente de Ucrania, Viktor Yushchenko, ofreció toda su ayuda para investigar las supuestas desapariciones de bebés y para combatir el tráfico de órganos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de septiembre de 2005