Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprueba el martes la misma ley de Suelo que ya rechazó la Cámara

Madrazo mantiene el proyecto con la esperanza de lograr un "amplio consenso"

El Gobierno va a remitir en breve de nuevo al Parlamento el mismo texto de la ley de Suelo que ya fue rechazada por la Cámara el pasado mes de febrero, cuando expiraba la pasada legislatura. El Ejecutivo aprobará el proyecto en su reunión semanal del próximo martes, según anunció ayer en Bilbao el consejero de Vivienda, Javier Madrazo, en una reunión de EB.

Madrazo expondrá ese día más detalles de su iniciativa, pero Vivienda ya ha confirmado que el texto que se aprobará es exactamente el mismo ya derrotado en el Parlamento. El tripartito necesita el apoyo de al menos uno de los grandes grupos de la oposición (EHAK, el PSE o el PP) para sacar adelante la ley dada su minoría (32 de 75 escaños). El consejero no dio ayer detalles sobre los contactos con los restantes partidos para poder aprobar la normativa y se limitó a asegurar que su objetivo es lograr un "amplio consenso en torno a esta ley de Suelo tan importante".

El titular de Vivienda cree que la situación es diferente en esta legislatura con un "panorama abierto para llegar a pactos", según aseguró. Hace unos meses, el tripartito estaba condicionado por la ilegalización de Batasuna, lo que le condicionó a no negociar con su grupo parlamentario. Ahora, con la irrupción de EHAK, no existe ese obstáculo político para un posible acuerdo. Madrazo ha apostado por centrar la negociación con los partidos de la oposición "que están en clave de izquierdas", como el PSE, Aralar y la propia EHAK.

Los socialistas se opusieron al proyecto durante su anterior tramitación por lo que calificaron como "importantes lagunas" sobre el porcentaje de vivienda protegida, la defensa de la autonomía municipal y la agilización de la tramitación de los planes urbanísticos. El PSE fue el partido más favorable a cerrar un acuerdo, pero el precipitado final de los trabajos en la ponencia y el rechazo del tripartito a sus enmiendas dio al traste con esa posibilidad.

Euskadi es la única comunidad autónoma que sigue sin contar con una ley de Suelo, pese a que todos los partidos coinciden en la necesidad de disponer de un instrumento para luchar contra la carestía de la vivienda. El proyecto que será aprobado el martes incluye la creación de la figura del agente urbanizador, que pretende acabar con los retrasos a la hora de sacar los suelos al mercado. Así, una vez que un ayuntamiento determine que un suelo es susceptible de salir al mercado, el agente urbanizador actuaría de inmediato.

La normativa, que el Ejecutivo pretende que sea debatida en octubre en el Parlamento, reserva un 60% del suelo urbanizable para vivienda de protección oficial (VPO) y otro 10% para los pisos tasados, figura que no existe ahora. Actualmente, el porcentaje suma un 65% de vivienda protegida. Además, se incluye la figura del agente edificador, que se haría con los derechos del promotor si éste incumple los plazos para edificar.

Madrazo fijó esta ley como el principal reto de su formación y la calificó de "instrumento fundamental" para luchar contra la especulación del suelo y "duplicar las viviendas de protección oficial: pasar de las 5.000 actuales a las 10.000".

Tres votaciones sin éxito

La ley de Suelo fue la protagonista del último pleno del Parlamento de la pasada legislatura, celebrado el 21 de febrero. Entonces se celebró la tercera votación sobre el proyecto después de dos empates: 37 votos del tripartito y Unidad Alavesa y otros 37 de PP, PSE y Sozialista Abertzaleak.

Aquel día también se registró un empate y, según establece el Reglamento del Parlamento vasco, el proyecto decayó y, con ello, llegó una dolorosa derrota para el Gobierno y el consejero Javier Madrazo, quien había situado la norma como su principal proyecto para la legislatura.

Además de las votaciones, la tramitación anterior del texto resultó igualmente rocambolesca y las prisas impidieron el debate en ponencia de 150 de los 250 artículos que lo componían. Las negociaciones con los grupos también fueron polémicas cuando se difundió un intento de negociación con Sozialista Abertzaleak. Vivienda negó dicha iniciativa y aseguró que se reunió con los parlamentarios abertzalessólo para explicarles el contenido de la ley.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de septiembre de 2005

Más información