_
_
_
_

La Delegación del Gobierno acusa a Botella del deterioro de Desengaño

El Ayuntamiento reitera que es el Gobierno central el que debe poner fin a la degradación

La degradación del entorno de la calle del Desengaño es un problema de medidas sociales, no de seguridad. Ésta es la postura de la Delegación del Gobierno en la Comunidad de Madrid, dirigida por Constantino Méndez, que asegura que la presencia policial en la zona es constante. Un portavoz añadió que el plan contra la prostitución en las calles de la Montera y Desengaño, que inició la concejal de Servicios Sociales, Ana Botella, "es un fracaso". Sin embargo, el Consistorio, que ofreció su colaboración al Gobierno central, mantiene que es un problema de seguridad.

Ambas instituciones están dispuestas a colaborar entre sí, según explicaron ambas. Pero ninguna se pone de acuerdo en quién tiene que mover ficha.

Según la Delegación del Gobierno, la policía está presente de manera continua en los aledaños de la calle del Desengaño y trata de poner orden en una zona que, como cuentan los vecinos, "se está deteriorando por momentos".

"La degradación de la zona Centro es una responsabilidad municipal y no de la seguridad ciudadana", manifestó un portavoz de la Delegación. "La colaboración con el Ayuntamiento es absoluta". Pero también apuntó que el plan municipal contra la explotación sexual que puso en marcha Botella, "es un fracaso que ésta debería reconocer".

Desde el Gobierno central se reclaman más medidas de recuperación de la zona "y menos balones fuera". "Los vecinos tienen toda la razón en protestar diciendo que faltan espacios cívicos de encuentro de los vecinos, residencias...", concluyó el portavoz.

El Ayuntamiento ofreció su ayuda a la Delegación del Gobierno para llegar a una solución conjunta en este espacio. Un portavoz, sin embargo, reiteró que es un "problema de seguridad ciudadana: la prostitución, la venta de drogas y la inseguridad son las que provocan el deterioro de las calles de la Luna, Tudescos, Ballesta y Desengaño".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El edil socialista Pedro Zerolo replicó ayer que "entrar en un debate de competencias es absurdo, porque lo que está claro es la incompetencia manifiesta del gobierno municipal para solucionar el problema de una zona que se está degradando por momentos". Para los socialistas la situación del Centro es "el resultado de un fracaso", después de los planes de rehabilitación anunciados por el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, en este espacio de la capital.

"Culpar ahora a la Delegación del Gobierno es reconocer el fracaso de la política municipal. Derivar responsabilidades es poner de manifiesto una política de derechas que cree que toda solución ha de ser policial", subrayó. Zerolo pidió un plan integral para el barrio, "presupuestado" y que coordine medidas sociales y de seguridad. "Y no proyectos como los de Ana Botella, que han sido un auténtico fracaso", recalcó.

La portavoz de IU, Inés Sabanés, reclamó ayer más coordinación entre ambas instituciones, pero reiteró que la recuperación del barrio de Universidad es algo que le compete al Consistorio. Un suspenso rotundo le da IU al plan de Ana Botella contra la explotación sexual. "Sus proyectos tienen más de campaña publicitaria que de realidad ciudadana y normalmente tienen nulo resultado", aseveró.

Dos prostitutas ofrecen sus servicios en la calle del Desengaño.
Dos prostitutas ofrecen sus servicios en la calle del Desengaño.CRISTÓBAL MANUEL

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_