Francia anuncia un decreto para impedir que inversores extranjeros controlen sectores estratégicos

Francia ha decidido institucionalizar la defensa de sus empresas emblemáticas "de sectores juzgados estratégicos" contra la toma de control por grupos extranjeros. El ministro de Industria, François Loos, anunció ayer en una entrevista al periódico económico Les Echos que en las próximas semanas el Gobierno precisará en un decreto qué sectores quedarán protegidos. El pasado julio, el simple rumor de que la multinacional norteamericana PepsiCo pretendía hacerse con el control de Danone, generó una gran polémica y llevó al Ejecutivo de Dominique Villepin a introducir una enmienda en el Código Monetario y Financiero, destinada exclusivamente a impedir este tipo de operaciones contra lo que se consideran empresas emblemáticas de Francia. El decreto anunciado ayer debe elaborar la citada enmienda.

Para Loos, se trata de "dar buena visibilidad a los inversores extranjeros". Con esto no se pretende rechazar "por principio" cualquier compra de una empresa francesa, sino "reforzar la competitividad y la independencia de nuestras empresas y hacer que estén en igualdad de condiciones que sus homólogas extranjeras". Loos considera que las empresas francesas están desprotegidas en comparación con las de otros países. El decreto, explicó, pretende que puedan defenderse de una OPA hostil con los mismos instrumentos de que gozaría la compañía depredadora en su país de origen.

Preocupada por esta epidemia de nacionalismo económico, la Comisión Europea reaccionó indicando que tiene "plena confianza" en que Francia respetará las reglas comunitarias en materia de inversiones y OPA, aunque provengan de empresas extranjeras. "Las autoridades francesas son conocedoras de las reglas de la UE que regulan las OPA de inversores extranjeros en Francia o en cualquier otro Estado miembro", dijo el portavoz de Industria y Empresa de la Comisión, Gregor Kreutzhuber. "Anuncien lo que anuncien políticamente, hagan lo que hagan, tengo plena confianza en que se van a ceñir a las reglas de la UE que gobiernan las empresas", añadió.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS