Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguas freáticas inundan 10 casas y 140 hectáreas en el municipio de San Martín de la Vega

Mientras toda España sufre una fuerte sequía, en San Martín de la Vega (16.000 habitantes) el agua brota del suelo sin control. Desde finales de julio decenas de vecinos y agricultores de esta localidad ven cómo sus casas -en la calle de Giner de los Ríos y de Príncipe de Asturias- y sus tierras están inundadas. "En hora y media he llegado a sacar 200 litros de agua de mi sótano con la bomba de achique", asegura José Miguel Díaz, uno de los vecinos afectados.

De momento nadie sabe de dónde vienen las aguas. Según explicó el primer teniente de alcalde del municipio, Francisco Nogales, todos los años en San Martín de la Vega se produce en estas fechas el "remano". Es decir, que afloran aguas del suelo sobrantes de los riegos. "El agua que se filtra se va corriendo de una plataforma subterránea a otra buscando el curso natural que es el río Jarama, y por el camino afectan a las casas", explicó Nogales.

Consciente de esta limitación y del derroche de agua que supone, el municipio reformó el sistema de riego hace poco gracias a una subvención de la Comunidad y habían conseguido ahorrar un tercio del agua en riego.

Por la sequía y el calor

Sin embargo, este año, debido a la sequía y al calor, se empezó a regar un mes antes y ha aflorado mucha más agua de lo habitual. Además de las casas, se han inundado de 120 a 140 hectáreas de maíz y patata -entre San Martín y Ciempozuelos- y también, según informó Telemadrid, la subestación eléctrica y la piscina del municipio.

"El Canal de Isabel II dice que no tiene ninguna fuga en la zona, así que hemos encargado análisis del agua a un laboratorio de Aranjuez para que descarte que se trata de aguas fecales, que al parecer no lo son, y hemos pedido a la Confederación Hidrográfica del Tajo que investigue lo que está ocurriendo. También estamos haciendo un estudio geotécnico e hidrográfico para sacar esas agua que remanan al río", explicó el teniente de alcalde del municipio.

Los agricultores afectados han sido cerca de 60, según cálculos del Ayuntamiento. Javier Sevilla, de 32 años, es uno de ellos. Es propietario de cuatro hectáreas de tierras y la gran mayoría han sufrido inundaciones. "No he podido recoger la cosecha de patatas que a estas alturas estarán podridas", explicó. En su opinión, el agua proviene del canal de riego que desde hace tres años sufre filtraciones a menudo.

El Ayuntamiento exige a todas las viviendas próximas a la Vega que dispongan de una bomba de un sistema de bombeo en los semisótanos. Sin embargo, según explicó el afectado José Miguel Díaz en su caso nadie comprobó que fuera así. "Lo exigen en la teoría, pero en la práctica no lo tienen en cuenta", aclaró. Fuentes municipales reconocieron ayer que posiblemente "el Ayuntamiento tenga que invertir recursos en hacer un desaguador desde la zona de riego hasta el río", aseguraron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de agosto de 2005