El Frente Polisario pone en libertad a todos sus prisioneros de guerra marroquíes

El presidente Bush se felicita por la operación, supervisada por un senador de EE UU

Los 404 prisioneros de guerra marroquíes que permanecían en manos del Frente Polisario recobraron ayer la libertad, en algunos casos tras más de 25 años de cautiverio. La liberación se produjo bajo la supervisión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) cerca de Tinduf, en el suroeste de Argelia, donde el movimiento independentista del Sáhara Occidental tiene su cuartel general. La operación fue organizada con la mediación del Gobierno de EE UU, que fletó dos aviones para la repatriación de los presos a Agadir, al sur de Marruecos.

Más información
En busca de una solución a 30 años de conflicto

"El Frente Polisario ha liberado esta mañana [por ayer] a los 404 prisioneros de guerra marroquíes", anunció de manera oficial el jefe de la delegación regional de la Cruz Roja en el Magreb, Bernard Pfefferlé, poco después de que se celebrara la entrega de los presos a la organización humanitaria. Pfefferlé explicó, en una conversación telefónica, que tres delegados y dos médicos de la Cruz Roja se encontraban en Argelia para supervisar la operación.

Antes de poder regresar a sus casas, todos los presos fueron atendidos por los médicos para determinar si sus condiciones de salud les permitían viajar. Los delegados de la Cruz Roja, por su parte, se aseguraron de la voluntad de los reos de regresar a Marruecos.

A lo largo de la mañana reinó en los campos saharauis de Tinduf un clima de expectación en el que se mezclaban los sentimientos y las esperanzas de los prisioneros y los refugiados saharauis que les contemplaban por última vez. En el rostro de los marroquíes, muchos de los cuales llevan más de 25 años de cautiverio, lo que les convierte en unos de los presos más antiguos del mundo, podía leerse la alegría de volver a su país, mientras los saharauis formulaban votos por un hipotético eco favorable al gesto.

Los 404 presos liberados ayer eran los últimos de los 2.100 capturados por el Polisario durante su guerra contra Marruecos, que terminó en 1989. Su liberación era una constante exigencia de la ONU para desbloquear la convocatoria de un referéndum de autodeterminación en el Sáhara Occidental.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La Cruz Roja acompañó a los prisioneros desde sus lugares de reclusión a Tinduf, donde se celebró la ceremonia oficial de liberación con la presencia del presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Senado de Estados Unidos, el republicano Richard Lugar, quien pocas horas antes se había entrevistado con el presidente argelino, Abdelaziz Buteflika. Los presos llegaron anoche a Agadir, unos 600 kilómetros al sur de Rabat, en Marruecos, a bordo de dos aviones fletados por EE UU. Poco después fueron trasladados a instalaciones militares, donde se sometieron a un reconocimiento médico antes de recuperar definitivamente la libertad.

La noticia fue recibida por la comunidad internacional como un paso adelante en en el proceso de paz. El presidente estadounidense, George W. Bush, expresó su satisfacción desde su rancho de Crawford, en Tejas. "La liberación es el resultado de esfuerzos diplomáticos discretos e intensos por parte de Estados Unidos, Marruecos y Argelia", indicó un portavoz de la Casa Blanca. El senador Lugar reafirmó el apoyo de su país "a una solución política en el marco de la ONU" del conflicto del Sáhara Occidental.

La Misión de la ONU para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), creada en 1991 para velar el proceso de paz, también mostró su satisfacción por un acontecimiento que "cierra un aspecto trágico del conflicto". El secretario general de la ONU, Kofi Annan, declaró que la liberación es "un paso positivo". El Gobierno español confía en que la liberación de los presos propicie una "nueva dinámica" en el proceso de paz. Francia también expresó su satisfacción.

Legalidad internacional

El presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, aseguró que "el acontecimiento vivido hoy representa el fin de un proceso al que Argelia ha contribuido en la medida de sus fuerzas y atendiendo a convicciones humanitarias". Buteflika también llamó la comunidad internacional a "llevar" a Marruecos a conformarse con la legalidad internacional y permitir al pueblo saharaui que ejerza sus derechos legítimos.

Para el Gobierno de Marruecos, que rechaza el principio de una independencia de la antigua colonia española, "se ha hecho justicia", según declaró el ministro de Comunicación y portavoz del Gobierno, Nabil Benabdelá, quien también agradeció la "contribución" de EE UU.

El Polisario aseguró en un comunicado de su delegado para Europa, Mohamed Sidati, que "no tiene más deudas con nadie; no hay reproches posibles". El embajador saharaui en Argelia, Mohamed Beisat, declaró que el acto de Tinduf supone "un gesto muy valiente y un desafío político de envergadura" que espera que tenga una respuesta "positiva y rápida" de Marruecos. Beisat reclamó, además, la liberación de los 33 presos políticos y 150 militares saharauis encarcelados en Marruecos.

El primer grupo de presos marroquíes liberados por el Polisario, a su llegada al aeropuerto de Agadir.
El primer grupo de presos marroquíes liberados por el Polisario, a su llegada al aeropuerto de Agadir.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS