CULTURA Y ESPECTÁCULOS

El Capitán Trueno cumple medio siglo de hazañas

A Coruña acoge, desde hoy y hasta el próximo 29 de agosto, la octava edición de Viñetas desde o Atlántico, una muestra en la que se exhibirán más de 1.000 originales y una exposición del personaje de cómic español más popular

El Capitán Trueno, aquel desarraigado héroe español con novia nórdica que desfacía entuertos en compañía de un gigante bueno, Goliat, y un chaval ocurrente, Crispín, nació en 1956, de la cabeza del guionista Víctor Mora y de la mano del dibujante Ambrós. Era, en cierto modo, la alternativa progresista al correctamente franquista Guerrero del Antifaz, y es, con toda seguridad, el personaje de cómic español más popular. A punto de cumplir la simbólica y siempre delicada cincuentena, Viñetas desde o Atlántico, el salón del cómic de A Coruña, ha querido dedicarle su octava edición, que se inauguró ayer. La figura de Trueno, con su melena, su escudo bordado en el pecho y su espada desenvainada, se ha incorporado a las de otros héroes que, encarnados en cartón-piedra, se encaraman en los edificios o pasean por las calles de la ciudad.

Viñetas desde o Atlántico nació también de dos personas que no tienen más en común que ser residentes en Bergondo, un municipio próximo a A Coruña, su afición al tebeo y una cierta dosis de testarudez. En siete años han conseguido que sea, tras el Salón de Barcelona (la feria editorial y comercial del sector), el certamen de cómic más concurrido (70.000 visitantes la pasada edición), y tras Angouleme (la referencia en toda Europa), el que exhibe mayor número de exposiciones. Claro que uno de esos impulsores es Francisco Vázquez, alcalde de la ciudad y uno de los mayores coleccionistas de España, y el otro, Miguelanxo Prado, director del salón, uno de los más prestigiosos autores.

La edición de este año, además de la exposición sobre los 50 años del Capitán Trueno, comisariada por Joan Navarro, mantiene su tradicional apuesta por obras y autores que han triunfado al margen de los canales convencionales. "Autores que no forman parte del sector más comercial, ni militan en la marginalidad. Los que siembran la semilla de los cambios y los avances", señala Prado. Uno de ellos es ella, Purita Campos (Purificación Campos Sánchez, Barcelona, 1937), la dibujante femenina más importante de la historieta en España. No demasiado conocida por el gran público a causa de la segregación de género que imperaba en el franquismo, Campos comenzó en los tebeos para niñas de comienzos de los años sesenta (Dalia, 1959; Sissi, Blanca, Romántica y Lily, 1961) y después publicó en Inglaterra, Holanda, Alemania, Francia y Austria. Una obra suya para editoriales británicas, Patty's World, se mantuvo en el mercado 20 años, y su versión española, Esther y su mundo, fue un auténtico fenómeno de masas adolescente.

Su contrapunto es Raquel Alzate (Barakaldo, 1972), una recién llegada que se llevó el premio al Autor Revelación en el Salón de Barcelona de este año. Junto con el ilustrador de libros y dibujante Javier Olivares (Madrid, 1964), otro de los autores jóvenes pero consagrados presentes en el salón es Fran Bueno (Francisco Bueno Capeáns, Santiago de Compostela, 1967), afincado en París, desde donde trabaja para el mercado norteamericano. De allí, de Estados Unidos, vendrá George Pratt (Beaumont, Tejas, 1960), uno de los dibujantes de Batman, ganador del Premio Eisner de 2003.

Entre los veteranos están Enrique Ventura (Madrid, 1946), el creador, con guión de Miguel Ángel Nieto, de la serie Grouñidos en el desierto que aparece desde hace 25 años en El Jueves, y Enrique Breccia (Buenos Aires, 1945), hijo del mito Alberto Breccia, que se dio a conocer a mediados de los setenta con su serie Alvar Mayor. En la actualidad, sus obras tienen un público de 20 millones de personas entre EE UU y otros países.

Además de las obras de estos autores, los visitantes de Viñetas desde o Atlántico podrán ver desde las últimas novedades de los colectivos editoriales gallegos BD Banda y Polaqia, hasta la obra de David Rubín, que ha obtenido el Premio Castelao de la Diputación coruñesa, o Los tebeos de mamá, una antología del tebeo femenino. El Colegio de Arquitectos de Galicia se ha sumado al salón exponiendo A mansión dos Pampín, un trabajo que le encargaron a Miguelanxo Prado para explicarle a los estudiantes de secundaria los intríngulis del mundo urbanístico e inmobiliario. En total, alrededor de un millar de originales expuestos en cinco edificios distintos que estarán abiertos al público hasta el día 29 de agosto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de agosto de 2005.