Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Secreto de familia

Abraham B. Yehoshúa sitúa su novela en la época anterior a la Intifada. Como un espejo doble, la historia pública entre israelíes y palestinos se trenza con la vida privada de una familia y de una pareja. Con sus búsquedas, sus secretos y sus argucias. De por qué ocurre lo que ocurre, dando razones de la razón y de los afectos.

Leída -inevitablemente- a la luz del conflicto árabe-israelí, La novia liberada supone un sugestivo intento de hacer partícipe al lector de las posibilidades de integración de las dos culturas en un mismo territorio. Situada en los "años de esperanza", en el Israel anterior a la Intifada, Yehoshúa construye un vasto panorama de vida cotidiana que incluye tanto la confrontación de las mentalidades recelosas de árabes y judíos como la necesidad de una comprensión mutua que vaya más allá de la actualidad. Para ello se sirve de un "meticuloso orientalista judío" de la Universidad de Haifa, a quien la novela sigue prácticamente paso a paso. Trazado con asombrosa transparencia -el lector sabe siempre qué siente, qué piensa, qué le preocupa-, el profesor Riblin simboliza una opción racional y la mejor disposición para entender el mundo árabe, pero también la desilusión de su "apasionada búsqueda de la verdad". Como profesor, Riblin no ignora que, para los israelíes, "el orientalismo no es sólo un trabajo de investigación sino el tratamiento de cuestiones que afectan a su futuro". La novela inserta textos de literatura árabe, poemas y cuentos, de cuya comprensión se pueda extraer un sentido para abordar cabalmente el mundo árabe. Pero esta tarea de entendimiento histórico y literario del profesor Riblin transita en paralelo con la necesidad de averiguar la causa del divorcio de su hijo, rechazado por su esposa el primer año de matrimonio, sin que el hijo o la nuera den a conocer la razón de su ruptura. El ámbito intelectual queda así supeditado a los afectos, y en concreto a la armonía del círculo familiar. Yehoshúa mezcla admirablemente lo público con lo privado y destaca la enorme importancia de una convivencia que no esté regida por el misterio o la ocultación de la verdad. El lector conocerá el sórdido motivo que provocó el fracaso matrimonial, que no obstante le será velado al profesor, a quien seguimos en sus pesquisas casi clandestinas, al margen de su propia familia, en la zona de la Autonomía Palestina, y cuyo afán de "descubrir la razón del dolor de su hijo" supone sumergirse en una forma de vida cuyas argucias, sutilezas y fingimientos no termina de aprobar, aunque se empeña generosamente en comprenderlas.

LA NOVIA LIBERADA

Abraham B. Yehoshúa

Traducción de Sonia de Pedro

Anagrama. Barcelona, 2005

725 páginas. 25 euros

El predominio de lo que se

podría llamar un "terrible secreto familiar" adquiere aquí un carácter simbólico que se despliega como una clave de coexistencia. Éste es su centro nuclear, pero Yehoshúa incluye, además, con una soberbia amplitud de registros -monólogos, cartas, reflexiones críticas sobre literatura-, riquísimos análisis sobre el deber y la moral, el rango del matrimonio, las paradojas suscitadas por el exceso de racionalidad...

Escrita, hace cuatro años, con alegría y esperanza, La novia liberada revela una portentosa confianza sobre la difícil relación entre israelíes y palestinos. Con el desmantelamiento actual de las colonias, que enfrenta a los propios israelíes, las cosas hoy son muy distintas. Yehoshúa aún confía en que esa esperanza volverá algún día. Pero su siguiente novela, según ha declarado, es mucho más sombría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de agosto de 2005

Más información

  • Abraham B. Yehoshúa