_
_
_
_

El Reino Unido baja los tipos al 4,5% por primera vez en dos años

El BCE mantiene invariable el precio del dinero en la zona euro

El Reino Unido ha decidido recurrir a una bajada en el precio del dinero para reactivar su economía. El Banco de Inglaterra bajó ayer 0,25 puntos los tipos de interés, que se sitúan en el 4,5%. Se trata del primer descenso desde julio de 2003 tras cinco subidas consecutivas. El movimiento británico no ha calado en la estrategia del Banco Central Europeo (BCE), que optó por mantener en el 2% los tipos en la zona euro.

Más información
Trichet afirma que los tipos de interés siguen estando en el nivel adecuado

La economía británica crece a un ritmo del 1,7%, según los datos del segundo trimestre del año, y el gasto de los consumidores refleja síntomas de agotamiento. Ante esta situación, el Banco de Inglaterra ha imprimido un giro en su política al aplicar la primera bajada de tipos desde julio de 2003. La autoridad monetaria que dirige Mervyn King ha optado por un descenso moderado, de 0,25 puntos, hasta el 4,5%, y algunos analistas claman por aumentos más acusados que reactiven la economía.

Los tipos de interés permanecían invariables desde hace justamente un año. Entre noviembre de 2003 y agosto del año pasado se produjeron cinco subidas consecutivas. "El consumo de los hogares y las inversiones se han reducido", argumenta el Banco de Inglaterra para justificar su decisión.

La principal incertidumbre es si el descenso tendrá continuidad. La mayoría de los analistas considera que el impacto en el consumidor de una bajada tan leve es muy limitado y piden próximos descensos. "El recorte tardará varios meses en trasladarse al comportamiento del consumidor y necesita ser reforzado con más reducciones en los próximos meses si la economía sigue desacelerándose", señala a la agencia Reuters Simon Irwin, de JP Morgan.

Tanto este analista como otros se muestran escépticos sobre nuevos descensos de tipos antes de final de año. Pero la evolución de las cifras macroeconómicas infunde esperanzas en otros expertos. La economía británica, la cuarta más importante del mundo, ha encadenado cuatro trimestres de débil crecimiento, algo que no ocurría desde hace 10 años. El ministro de Finanzas, Gordon Brown, fijó como objetivo crecer entre un 3% y un 3,5% este año, cifras que ya se consideran lejanas. "Sería extraño que sólo recortaran los tipos una vez", considera Alan Castle, de Lehman Brothers.

Los próximos movimientos del Banco de Inglaterra dependerán en gran medida de cómo evolucione la inflación. En junio se situaba en el 2% y algunos expertos consideran que la institución no permitirá que se acelere mucho más. El informe sobre inflación que este organismo elabora trimestralmente se dará a conocer la próxima semana. Su contenido será observado minuciosamente en busca de pistas sobre las intenciones inmediatas del Banco de Inglaterra.

El Banco Central Europeo no ha secundado la iniciativa británica. El organismo que preside Jean-Claude Trichet decidió ayer mantener en el 2% los tipos de interés para la zona euro. De esta forma, la brecha entre los tipos en Inglaterra y en los países que comparten el euro se sitúa en 2,5 puntos.

Mervyn King (izquierda) y Jean- Claude Trichet.
Mervyn King (izquierda) y Jean- Claude Trichet.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_