Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA AUDIOVISUAL

Para recibir la TDT es necesario incorporar un descodificador

Las televisiones españolas emiten en sistema digital desde hace tres años. Pero prácticamente nadie puede ver esa programación. Para captar las señales no sirven los televisores actuales. Además de modificar las antenas es necesario incorporar a los 25 millones de receptores convencionales un descodificador o disponer de un televisor digital, todavía caros y escasos en el mercado. Cuestan entre 900 y 2.000 euros.

El precio de los descodificadores oscila entre 100 y 400 euros. El Gobierno ha calculado que apenas 170.000 hogares tienen descodificadores de televisión digital terrestre. La mayoría de estos aparatos fueron instalados por la extinta plataforma de TDT Quiero TV, que tras su quiebra no rescató todos los equipos que había distribuido entre sus abonados.

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), organismo que regula el sector, considera que la nueva legislación que impulsa el Gobierno debe incluir medidas para posibilitar la recepción de las emisiones digitales en abierto (TDT) "a través de cualquier descodificador o televisor digital integrado".

En su Memoria Anual correspondiente a 2004, presentada esta semana, este organismo pide que se garantice la interoperabilidad de servicios y receptores mediante el uso de la interfaz común para las tecnologías de acceso condicional.

Ancho de banda

Asimismo, reclama que se asegure el uso de estándares abiertos para el desarrollo, difusión y ejecución local de servicios interactivos. En este sentido, pide un "especial seguimiento" de las previsiones normativas para impedir que estos nuevos elementos o necesidades se erijan en "fuente de conflictos y discriminaciones".

La CMT pide que se tenga en cuenta la experiencia de otros países de manera que la oferta de emisiones digitales sea cada vez mayor, y los operadores dispongan de un ancho de banda suficiente que les permita explotar y desarrollar plenamente los beneficios de la digitalización y la prestación de nuevos servicios, que incentiven la comercialización de los nuevos descodificadores de TDT, informa Efe.

El plan del Gobierno prevé que la implantación de la TDT se realice en diferentes fases. Para ello, ha diseñado un detallado calendario de cobertura durante los próximos cinco años. RTVE y las autonómicas deberán alcanzar el 80% de la población antes del 31 de diciembre de 2005, el 90% a finales de 2008 y el 98% antes del 3 de abril de 2010. Para las televisiones privadas de ámbito estatal rigen los mismos plazos, salvo en el último caso, ya que sólo se les exigirá que alcancen el 95% de la población en el momento del apagón analógico. Para las concesiones que se realicen tras la aprobación del plan técnico, los plazos estarán recogidos en los pliegos de condiciones de cada uno de los concursos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de julio de 2005