OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

La degradación del Casc Antic

Oriol Bohigas se queda corto en su excelente artículo Cloaca de miseria del pasado miércoles. No es sólo la plaza Reial, sino todo el Casc Antic, el que está inmerso en un proceso de degradación que sacrifica el bienestar de los vecinos al gran becerro de oro o de hojalata: el sector económico que vive del ocio y del turismo. El Ayuntamiento parece decidido a convertir el barrio en un gran parque temático donde los visitantes pueden hacer lo que en su lugar de residencia no hacen: emborracharse, orinar, vomitar, pasearse en paños menores y hacer todo el ruido que les plazca a cualquier hora del día. Nuestras autoridades municipales fingen que hacen algo, pero sus actuaciones se caracterizan por una tolerancia tan bonachona como inútil. ¿O es que realmente alguien cree que es más eficaz una pareja de mimos que una de policías para combatir el ruido?

Eso sí, si un vecino tiende la ropa en el balcón se le obsequia con una rotunda multa "por dar una mala imagen pública". Ése es el elemento que al Ayuntamiento le sobra en el barrio: los vecinos. Quizá convendrá tenerlo en cuenta en las próximas municipales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de julio de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50