Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación mantiene la exigencia del euskera a los 157 interinos

Los profesores anuncian nuevas protestas a partir de septiembre

Los 157 profesores interinos que han perdido la estabilidad laboral por no saber euskera no ha mejorado con el cambio en el Departamento de Educación. El nuevo consejero, Tontxu Campos (EA), ha rechazado garantizar su estabilidad porque no hay cobertura legal o podría ser una medida "discriminatoria" hacia los docentes que sí tienen perfil. Campos mantiene así la postura de su predecesora Anjeles Iztueta. Los afectados creen que la mayoría irá al paro y recordaron que en la adjudicación de las sustituciones para el próximo curso, 16 profesores no han tenido plaza.

El conflicto con los 157 docentes, que se tradujo en un encierro de más de tres meses en un instituto de Bilbao, vio una luz a principios de julio cuando el nuevo titular de Educación accedió a reunirse con ellos. Los docentes han contado con el apoyo de varios sindicatos, partidos políticos, el Ararteko y el Defensor del Pueblo. El encuentro sirvió para que Tontxu Campos se comprometiera a responder a sus demandas en un plazo de dos semanas y los afectados destacaron la "disposición al diálogo" y el "cambio radical" de la consejería respecto al mandato de la anterior titular de Educación, Anjeles Iztueta.

El martes, Educación presentó un informe a los profesores interinos en el que no se aportan novedades. La consejería rechaza las soluciones planteadas por los docentes: su reconversión en personal contratado en régimen laboral o la exención de aprender euskera para los mayores de 45 años. En el primer caso, Educación aduce que "no hay normativa estatal o autonómica" que ampare el cambio, ya que los afectados no han "superado ningún proceso selectivo" para el acceso a "la función pública docente". La segunda opción sería discriminatoria, según la consejería, ya que se aplica "sólo a los funcionarios de carrera titulares de un puesto de trabajo y, en ningún caso, al personal interino".

El documento expresa su creencia de que la gran mayoría de los 157 docentes "estarán trabajando el 1 de octubre" y que 35 ya han obtenido plaza en Educación Primaria para el próximo curso. A esta cifra, agrega, se pueden añadir las plazas para Secundaria, Formación Profesional, escuelas oficiales de idiomas y conservatorios, que se sabrán en septiembre. Así, según el consejero, sólo se quedarán en paro quienes "decidan no asistir a los actos de adjudicaciones". Una actitud que "sorprendentemente parece haberse producido en varios casos" en el proceso de adjudicación de las sustituciones celebrado a principios de este mes. Esta aseveración fue negada ayer por los interinos, que afirmaron que sólo una persona no ha acudido a los actos de concesiones de plazas.

Rechazo de los interinos

"No ha respondido a nuestros deseos". Así resumieron los afectados la respuesta de Educación, que calificaron la sustitución de Iztueta por Campos como "una cortina de humo" que pretende esconder la transferencia de sus puestos de enseñanza en castellano a compañeros que tienen el nivel de euskera equivalente al perfil lingüístico 2. La primacía del criterio lingüístico sobre la antigüedad es fruto del acuerdo sobre estabilidad docente firmado en 2004 por Educación y los sindicatos nacionalistas ELA y LAB, y STEE-EILAS, con un 63% de representación.

El portavoz de los docentes, Pablo García de Vicuña, afirmó ayer que los profesores afectados estarían dispuestos a ocupar puestos de apoyo a direcciones de los centros escolares, comedores o bibliotecas, aunque su vocación es enseñar en las aulas. Sin embargo, el consejero no les ofreció esta opción. El colectivo advirtió de que la no solución del problema supondrá "el ingreso en las oficinas del INEM de un número no desdeñable" de profesores a partir de septiembre.

Los docentes se refirieron a la situación de los profesores de ikastolas, que "en algunos casos carecen de perfil lingüístico, y en los más sangrantes hasta de titulación académica", para pedir más esfuerzos por parte de Educación y conseguir el consenso. Considerando que "no se ha conseguido nada", el colectivo de profesores contempla nuevas acciones para el próximo mes de septiembre.

Los partidos de la oposición criticaron la respuesta de Educación. La portavoz del PSE en esta área, Isabel Celaá, la calificó de "decepcionante" y dijo que existen "otras medidas perfectamente viables". El presidente del PP de Vizcaya, Antonio Basagoiti, anunció una "dura" oposición a la consejería "si persiste en la exclusión laboral por razones lingüísticas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de julio de 2005