Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rabat exige a las embajadas que comuniquen sus viajes al Sáhara

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos ha pedido a los diplomáticos acreditados en Rabat que, de ahora en adelante, comuniquen de antemano sus viajes al Sáhara por razones de seguridad, indican fuentes diplomáticas.

Aunque la seguridad está garantizada en la zona, advierte el ministerio, la visita de diplomáticos puede dar lugar a provocaciones por parte de elementos incontrolados.

Los diplomáticos extranjeros no suelen viajar al Sáhara, porque no reconocen la soberanía marroquí sobre ese territorio. Cuando lo hacen es para efectuar tareas consulares o recabar información sobre el estado de ánimo de la población. La nota del ministerio es interpretada como una muestra del nerviosismo de Rabat.

El Frente Polisario anunció ayer, por otra parte, la muerte, en un hospital de Marraquech, de Hammou Rahali, un saharaui de 20 años procesado por participar en las protestas de mayo en El Aaiún. El Ministerio del Interior marroquí desmintió tajantemente la información. Aseguró que Rahali se encuentra en la cárcel de Marraquech, tras pasar unos días en el hospital para ser tratado de una anemia. Será trasladado en breve a la prisión de El Aaiún, cuyo tribunal de apelación le juzgará.

En la madrugada del miércoles falleció en el hospital de Marraquech otro saharaui, Jelali Zaraouali, de la misma enfermedad. La muerte de Zaraouali, un joven sin adscripción política, ha podido generar la confusión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de julio de 2005