El Parlamento israelí mantiene la salida de Gaza pese a las protestas

La marcha de los colonos radicales intenta llegar hasta Gush Katif

El Parlamento israelí rechazó ayer tres propuestas presentadas por los radicales nacionalistas que pedían aplazar la retirada militar de la franja de Gaza. La derrota parlamentaria no parece inquietar a los sectores ultras del movimiento colono, que continúan impulsando por cuarto día consecutivo la marcha de protesta que pretende llegar hasta los asentamientos de Gush Katif a pesar del cinturón de seguridad establecido.

Una mayoría de diputados -69 a 41- votó ayer en contra de tres proposiciones de ley presentadas por los sectores radicales de extrema derecha, que reclaman retrasar la retirada de la franja de Gaza, prevista para el próximo 17 de agosto. La triple propuesta contemplaba retrasar el repliegue por 3, 6 o 12 meses, alegando que el Gobierno no ha adoptado aún las medidas necesarias para albergar a los 8.000 colonos que pretende desalojar de Gaza y Cisjordania, donde ayer varios colonos mataron a puñaladas a un palestino de 13 años en una aldea cerca de Nablus.

La propuesta presentada por el Partido Nacional Religioso, la plataforma política en la que se encuentran representados los radicales del movimiento colono, fue rechazada gracias a los votos de los sectores "leales" del partido Likud, de los laboristas, del partido pacifista Meretz y de los laicos de Shinui. El frente anti-Ariel Sharon del partido gubernamental Likud, configurado por 16 parlamentarios, apoyó dos de las mociones, mientras los ministros de Finanzas, Benjamín Netanyahu, y de Educación, Limor Livnat, no estuvieron presentes en la sala durante las votaciones. El jefe de Gobierno los había amenazado con expulsarlos del Ejecutivo si apoyaban la propuesta de los radicales.

"Estoy muy contento con estos resultados. En el voto de hoy he visto la real extensión de la democracia. Ello demuestra que el Gobierno, la Kneset y el público apoyan la retirada", dijo el primer ministro, Ariel Sharon, al tiempo que daba las gracias a todos los que "preservan la democracia" y aseguran que se pueda continuar viviendo en un "Estado democrático".

Hoteles y apartamentos

Sharon, tras esta victoria parlamentaria, presidió una reunión del comité oficial que coordina la retirada, en la que se adoptaron algunas soluciones urgentes para paliar los problemas que puedan tener en su momento los evacuados, para lo que se han alquilado 1.000 habitaciones en hoteles y 1.500 apartamentos. Este equipo interministerial planifica ya el traslado de los edificios religiosos de los asentamientos, empezando por las 30 sinagogas, las ocho escuelas y el cementerio de Gush Katif.

Los sectores más radicales del movimiento colono no se sintieron afectados por la derrota parlamentaria, y con total desprecio a las órdenes dadas por el Gobierno continuaron impulsando la marcha de protesta, que pretende llegar al bloque de asentamientos de Gush Katif para reforzar la resistencia de la mayor parte de los 8.000 habitantes, que se niegan a desalojar las casas. Pero poco antes de la medianoche dieron marcha atrás. Benzi Liberman, líder del Consejo de Colonos, dijo a sus seguidores: "No es acertado enfrentarse ahora con la policía y el Ejército. Pido a todos que volvamos atrás. Necesitamos continuar nuestra lucha de un modo correcto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 20 de julio de 2005.

Lo más visto en...

Top 50