Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU y México se comprometen a luchar contra la inmigración ilegal

Acuerdo histórico en la cumbre de los gobernadores fronterizos

México y EE UU han decidido enterrar las diferencias en materia migratoria para explorar una nueva vía que acabe con el paso ilegal de la frontera y, al mismo tiempo, garantice los derechos humanos de todos los desplazados mexicanos, tengan o no documentación en regla. Los gobernadores de los Estados fronterizos de ambos países anunciaron el viernes "un acuerdo histórico" sobre migración.

Dicho acuerdo pone el broche a la XXIII Conferencia de Gobernadores celebrada en Torreón, en el Estado de Coahuila, limítrofe con Tejas. "Declaramos nuestro compromiso para trabajar unidos en la promoción de la migración legal", señala el comunicado conjunto firmado por los gobernadores de los 10 Estados fronterizos (seis mexicanos y cuatro estadounidenses). El texto expresa la voluntad de impulsar "programas que faciliten el movimiento ágil y legal de personas y bienes", advierte de que no se tolerarán violaciones a las leyes de ambos países, reconoce "la importancia de la seguridad fronteriza y la eliminación del tráfico de personas", y anuncia medidas para asegurar el respeto a los derechos humanos y la seguridad de todo migrante documentado o indocumentado. El año pasado, 45 millones de ciudadanos de las dos naciones cruzaron la frontera.

Los cazaemigrantes

Este compromiso de los gobernadores adquiere especial relevancia si se tiene en cuenta el daño que causa a la relación entre ambos países la actuación de grupos de caza-emigrantes en territorio norteamericano, especialmente en el Estado de Arizona. La persecución al margen de la ley se lleva a cabo a través de operaciones bautizadas como Minuteman, Gatekeeper (Guardián) o Río Grande.

"Es una definición de nuestra posición de respeto irrestricto de los derechos humanos de los migrantes", dijo el gobernador de Coahuila y anfitrión de la conferencia, Enrique Martínez, al explicar el alcance del acuerdo firmado, que compromete también a gobernadores como Arnold Schwarzenegger (California) y Janet Napolitano (Arizona), defensores de la mano dura contra la inmigración ilegal. Pese a que sólo estuvo unas horas en Torreón, Schwarzenegger dejó una buena impresión en sus homólogos mexicanos, por "la buena disposición" y la receptividad que mostró hacia la dramática situación de los emigrantes.

El otro asunto que acaparó la atención fue el clima de inseguridad en los Estados fronterizos a causa del narcotráfico y el crimen organizado. Los gobernadores pidieron que las autoridades de ambos países reconozcan la frontera como zona estratégica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de julio de 2005