Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La insurgencia iraquí lanza nuevos ataques tras el atentado que causó 98 muertos el sábado

Un tribunal de Bagdad anunciará "en unos días" la fecha del juicio contra Sadam Husein

El Gobierno iraquí elevó ayer hasta 98 el número de fallecidos en el ataque suicida del sábado en Mussayeb, 60 kilómetros al sur de Bagdad, cuando un terrorista hizo estallar la carga que llevaba adosada junto a un camión de reparto de gas doméstico. La insurgencia prosiguió ayer su escalada de ataques suicidas y otra cadena de atentados mató al menos a 22 personas. Mientras tanto, el tribunal que juzgará a Sadam Husein anunció que ha completado la instrucción de una de las causas que deberá afrontar y que "en unos días" anunciará la fecha del juicio.

El ataque en Mussayeb fue el más sangriento desde el pasado 28 de febrero, cuando un coche bomba conducido por un suicida provocó la muerte a 122 personas en un centro de reclutamiento policial en Hilla. El objetivo parece ser una mezquita chií y un mercado al aire libre que suele estar muy concurrido. Su balance era anoche de 98 muertos y 152 heridos, 65 de ellos graves.

La acción fue la más importante dentro de la espiral iniciada el domingo 10 de julio con el ataque suicida en Bagdad que provocó la muerte de 23 aspirantes a soldados. El miércoles, un coche bomba mató a más de dos docenas de personas, la mayoría niños; el jueves hubo un triple ataque en zonas de control junto a la zona verde, y el viernes al menos ocho suicidas causaron otras 20 muertes. Ayer la escalada siguió: 22 personas fallecieron en cuatro atentados suicidas en varios puntos del país.

No está claro por qué los insurgentes han lanzado ahora esta ola sangrienta de ataques, pero muchos iraquíes habían anticipado un aumento de las acciones insurgentes para el domingo, coincidiendo con el aniversario de la revolución baazista que en 1968 llevó al partido de Sadam Husein al poder. Fuentes oficiales aseguran que muchos de los líderes rebeldes son ex dirigentes del Partido Baaz, que EE UU ilegalizó tras la invasión.

El tribunal especial que juzgará a Sadam Husein anunció ayer que ha completado la instrucción de una de las causas abiertas contra el ex dictador: la del asesinato, en 1982, de unos 150 chiíes en Dujail, a 80 kilómetros de Bagdad. El jefe del equipo de investigación del tribunal, Raad Yuhi, dijo que "en unos días" se dará a conocer la fecha del juicio y explicó que Sadam comparecerá junto a otras tres personas, que no identificó, inculpados por "cometer una masacre contra musulmanes chiíes".

Por otro lado, el clérigo radical chií Muqtada al Sadr, que el año pasado encabezó en Nayaf una revuelta contra las tropas de EE UU, declaró ayer a la BBC que la resistencia es "legítima" y llamó a los ciudadanos a no dejarse provocar por las fuerzas de "ocupación". El gran ayatolá Alí Al Sistani, máxima autoridad del chiísmo en Irak, pidió la creación en las ciudades de grupos armados de autodefensa para protegerse de los insurgentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de julio de 2005