Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El balneario de Arties volverá a abrir las puertas con un proyecto constructivo de Arata Isozaki

El arquitecto ha pensado en un complejo con un edificio singular integrado en el entorno

La localidad de Arties (Val d'Aran), situada a 1.114 metros de altitud y a poca distancia de la estación de esquí de Baqueira-Beret, reconstruirá en dos años el balneario que tanta fama tuvo durante la época romana y que cerró a finales de la década de 1960. El nuevo complejo termal, con dos hoteles de gran lujo, cuatro restaurantes, amplios jardines y equipamientos de ocio, ha sido encargado al arquitecto japonés Arata Isozaki, creador del Palau Sant Jordi de Barcelona, el Palacio del Centenario de Nara, en Japón, y el Museo de Arte Moderno de Los Ángeles.

La inversión supera los 18 millones de euros. El proyecto de Isozaki recuperará uno de los principales patrimonios del valle: el agua y su terapia. El recinto tiene dos fuentes por las que mana agua sulfurosa a una temperatura media de unos 40 grados, especialmente indicada para afecciones respiratorias, problemas de piel y tratamientos reumáticos y óseos.

El arquitecto y los promotores quieren que sea un edificio singular integrado en el entorno y que con el tiempo se convierta en un referente internacional, tanto por los aspectos arquitectónicos como por la calidad de sus programas y tratamientos medicinales. El nuevo centro termal será construido sobre las ruinas de los antiguos Banhs de Arties, situados en la confluencia de los ríos Valarties y Garona. Del viejo edificio, destruido hace cinco años por un incendio intencionado, sólo se conservarán elementos de la fachada que da al río.

Isozaki presentó ayer en Arties la maqueta del complejo, que será muy diferente a los establecimientos existentes en el valle. "He buscado una forma única, algo que la gente pueda apreciar y donde los clientes encuentren hospitalidad y privacidad", afirmó el arquitecto, que reconoció que aceptó el proyecto por la belleza del paisaje y del románico del valle. Isozaki ha eludido todo convencionalismo al diseñar el complejo termal, que destacará por ser una construcción respetuosa con el entorno natural y con la arquitectura tradicional del valle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de julio de 2005