Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TERROR EN LONDRES | La investigación

Tres bombas estallaron de forma simultánea

La compañía del metro no suspendió el servicio hasta casi media hora después de los atentados

Mientras los servicios de rescate siguen intentando llegar hasta las víctimas atrapadas en la línea Piccadilly, entre las estaciones de Russell Square y Liverpool Street, Scotland Yard informaba ayer de que las tres bombas que explotaron el jueves en el metro de Londres estallaron casi de manera simultánea, entre las 8.50 y las 8.51. Esto refuerza la tesis de que fueron activadas mediante temporizadores y parece descartar la posibilidad de que se trate de terroristas suicidas. Familiares y amigos buscan a sus allegados desaparecidos mostrando sus fotos. Flores y plegarias van llenando la estación de King's Cross, que se ha convertido en el punto de encuentro de dolientes, policías y curiosos.

Scotland Yard explicó ayer que las tres bombas que explotaron el jueves en el metro de Londres estallaron de manera casi simultánea, entre las 8.50 y las 8.51 de la mañana, y no a intervalos, como se había dicho hasta ayer. Los registros técnicos de London Underground, la compañía que gestiona el metro londinense, han podido establecer el momento exacto de las explosiones. A pesar de ello, el servicio no quedó suspendido hasta las 9.15 de la mañana, casi media hora después de los atentados. La explosión en el autobús que circulaba por Tavistock Square ocurrió a las 9.47 horas, como se había dicho.

Aunque Tim O'Toole, representante de London Underground, se declaró "extraordinariamente orgulloso de las decisiones que se tomaron esa mañana", el hecho de que pasara casi media hora desde las explosiones hasta la suspensión del servicio plantea algunos interrogantes. El representante del metro explicó que el servicio quedó suspendido a las 9.15 y que llevó cierto tiempo porque había en circulación más trenes que estaciones disponibles para evacuar los convoyes, pero no quedó claro si a las 9.15 se ordenó la suspensión o ésta se completó a esa hora.

Las explosiones sincronizadas parecen descartar la presencia de terroristas suicidas

También sorprende que Scotland Yard informara primero de que la primera explosión en el metro ocurrió a las 8.51 horas entre las estaciones de Aldgate y Liverpool Street; la segunda, a las 8.56 horas entre King's Cross y Russell Square, y la tercera, a las 9.17 en Edgware Road. Ahora se dice que la primera explosión fue en Aldgate a las 8.50; la segunda, en Edgware Road segundos después, y la tercera, en Russell Square a las 8.51 de la mañana.

El hecho de que las tres bombas estallaran de manera simultánea refuerza la tesis de que fueron activadas mediante temporizadores y parece descartar la posibilidad de que se trate de terroristas suicidas. Ese hecho conlleva el problema añadido de que los terroristas estarían vivos y podrían disponerse a realizar un nuevo ataque, como pretendían hacer con el AVE de Madrid a Sevilla quienes perpetraron los atentados del 11 de marzo. La simultaneidad de las explosiones también vendría a dar consistencia a las primeras versiones de que no se trataba de uno o varios atentados, sino de una explosión provocada por una sobrecarga de la red eléctrica. Sin embargo, se especula también que esa versión fuera una mera cobertura inicial para no crear alarma entre la población.

El asistente adjunto del comisionado de la Policía Metropolitana, Brian Paddick, creó ayer cierta confusión al decir que esa policía no recibió ninguna llamada alertando de una explosión en el metro hasta las 9.17 horas, cuando habían transcurrido casi 27 minutos desde las explosiones, y afirmar al mismo tiempo que desde las 8.51 horas sabía que había habido un incidente mortal. También aseguró que la sección antiterrorista de Scotland Yard "estaba perfectamente al corriente de que las tres explosiones se habían producido de manera simultánea y no se ha enterado por los medios de comunicación". Las primeras especulaciones sobre la hora de las explosiones se produjeron después de que una filmación realizada con teléfono móvil en Edgware Road dejara constancia de la hora en un reloj de pulsera que señalaba las 8.50 y no las 9.17.

Paddick dijo que el explosivo utilizado era "de gran intensidad" y precisó que "no era de fabricación casera", dejando abierta la posibilidad de que fueran "explosivos militares, plásticos o comerciales". Fuentes consultadas por este diario aseguraron el viernes que se trataba de explosivos militares.

Tampoco dio gran información sobre los posibles autores de los atentados. "Hasta donde yo sé no se está buscando a ninguna persona específica", dijo cuando le preguntaron si eran ciertas las informaciones de varios diarios británicos que señalan a un marroquí con pasaporte británico, Mohamed al Gerbuzi, como cerebro de los atentados. Paddick aseguró que no hay ningún detenido. Al Gerbuzi logró asilo político en el Reino Unido a mediados de los años noventa y reside en Londres. Ayer circulaban informaciones que apuntaban a que Al Gerbuzi era buscado por la policía por su posible participación en los atentados de Casablanca y de Madrid. Sin embargo, ayer, en declaraciones a la cadena árabe Al Yazira, en sus estudios de Londres, Al Gerbuzi negó cualquier implicación en los atentados y añadió que la policía no lo busca.

El viernes por la noche llegaron a Londres cinco especialistas de la policía española para colaborar en las investigaciones. Se cree que su ayuda se va a centrar más en la búsqueda de sospechosos que en el análisis de la escena del crimen. Se trataría sobre todo de investigar si puede haber algún vínculo entre la amplia lista de islamistas controlados por la policía española y los autores de los atentados de Londres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de julio de 2005