Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TERROR EN REINO UNIDO

El ministro británico de Interior planea nuevas medidas de seguridad para evitar atentados

Clarke plantea endurecer los controles fronterizos y facilitar el acceso de la policía a llamadas telefónicas y correos electrónicos

El ministro británico del Interior, Charles Clarke, ha advertido hoy de que los terroristas que cometieron los atentados del pasado jueves en Londres podrían estar preparando más ataques, por lo que es "prioritario" atraparles. Con la mirada puesta en el futuro, el secretario del Home Office ha revelado que planea nuevas medidas de seguridad para prevenir atentados, como mayor control fronterizo o el acceso de la policía a llamadas telefónicas y correos electrónicos.

Clarke ha reconocido, como ya hizo el jefe de Scotland Yard el viernes, que la cifra de muertos superará "previsiblemente" los 50, pero se ha centrado en el futuro y en la previsión de nuevos atentados. "Tememos más ataques si no capturamos a la banda que cometió las atrocidades" de hace tres días, ha dicho Clarke a la cadena pública BBC. Por ello, "nuestra principal prioridad debe ser atrapar a los responsables", ante lo cual se ha mostrado "muy optimista", asegurando que serán llevados ante la justicia.

Para evitar que se cometan nuevos atentados en el futuro, ha dicho además que planea introducir nuevas medidas de control ciudadano, como más chequeos fronterizos y el acceso de la Policía a llamadas telefónicas y correos electrónicos. Algunas de las medidas que planea, las que requieren el acuerdo internacional, serán planteadas en la reunión de ministros de Interior y Justicia de la UE del próximo miércoles en Bruselas.

Acceso a las comunicaciones

Clarke ha explicado que los atentados del pasado jueves en Londres ponen en evidencia la necesidad de reforzar las medidas de seguridad hasta nuevos límites. Una de esas medidas, que Clarke considera crucial, es que las fuerzas de seguridad tengan acceso a registros de llamadas, mensajes de texto por teléfono móvil y correos electrónicos. El ministro ha aclarado que no se refiere al "contenido" de esas llamadas o correos, sino a "los registros de telecomunicaciones, sean por teléfono o correo electrónico, que revelan qué llamada se hizo desde que número a qué otro número y a qué hora", datos que "son de mucha utilidad para los servicios de seguridad". Igualmente, ha abogado por que las empresas de telecomunicaciones estén obligadas a colaborar con la Policía y a conservar esos datos por algún tiempo.

La introducción de esa medida, que Clarke planteará el miércoles a sus colegas europeos, sería un paso inédito en el Reino Unido, un país en que los derechos a la intimidad y la libertad individual se consideran preciados tesoros.

Además, el ministerio plantea endurecer los controles fronterizos, comprobando los detalles de las personas a su entrada y salida del Reino Unido, para constatar que "han cumplido todos los requisitos". Paralelamente, el Gobierno continuará utilizando las llamadas "órdenes de control", que le autorizan a mantener bajo arresto domiciliario a individuos sospechosos de terrorismo que no pueden ser procesados por falta de pruebas.

Clarke también alabó la actuación de la Policía de Birmingham (centro de Inglaterra), que decidió evacuar a unas 20.000 personas del centro de esa ciudad después de recibir una amenaza "creíble". Posteriormente se comprobó que los paquetes que los agentes destruyeron en explosiones controladas no contenían explosivos.