Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TERROR EN LONDRES

En libertad sin cargos los tres detenidos en el aeropuerto de Heathrow

Las detenciones se produjeron al amparo de la Ley Antiterrorista

Los tres sospechosos detenidos ayer en el aeropuerto londinense de Heathrow en aplicación de las leyes antiterroristas del Reino Unido han sido puestos en libertad sin cargos horas después de su arresto, según ha informado la policía.

Los tres hombres, de nacionalidad británica, fueron detenidos en la mañana del domingo en el aeropuerto londinense, aunque la policía no aclaró en ningún momento si los arrestos guardaban relación con los atentados del jueves contra tres estaciones de metro y un autobús de Londres con un balance, hasta el momento, de 49 muertos y unos 700 heridos. Los sospechosos habían llegado a Londres en un avión procedente de un país extranjero; la policía no ha precisado de cuál.

Mientras la policía se esfuerza porque mañana la ciudad comience la semana con total normalidad, prosiguen las labores para rescatar los cuerpos que aún quedan atrapados en el túnel que une las estaciones de King's Cross y Russell Square. Además, los agentes examinan los escombros escrupulosamente en busca de indicios sobre los explosivos utilizados.

El diario británico The Sunday Times publicaba hoy que la policía sigue la pista de una posible célula terrorista formada por al menos cuatro individuos, que pudieron entrar hace unos meses en el país con pasaportes falsos. Otro periódico, el Sunday Express, señalaba a su vez que se busca al sirio Mustafá Setmarian Naser, supuestamente vinculado con los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, como posible cerebro del atentado del jueves. Setmarian, de 47 años y nacionalidad española, es uno de los presuntos líderes de la red terrorista Al Qaeda en Europa. Además, Estados Unidos considera que jugó un papel clave en la organización del ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 en Washington y Nueva York.

Ayer, los diarios The Times y The Telegraph apuntaban que las sospechas policiales se centraban en un marroquí de nacionalidad británica, Al Gerbouzi; sin embargo, Paddick señaló más tarde que no buscaban a "nadie en particular", y el propio Al Gerbouzi concedió una entrevista a la cadena de televisión qatarí Al Yazira en Londres afirmando que era inocente y que no había huido ni se encontraba escondido, como apuntaron los periódicos.