Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:DORMIR

Un precursor del rusticismo urbano

LA JOYOSA GUARDA, ladrillos del siglo XVIII y diseño contemporáneo en Olite

Por inesperado, el hotel más novedoso de Olite (Navarra) incita al voyeurismo. Quien sienta debilidad por el diseño y la arquitectura contemporáneos no podrá resistirse a fisgar entre los lucernarios minimalistas que, a modo de escaparate, subvierten la ortodoxia neoclásica del edificio. Un caserón de finales del siglo XVIII cuyo paisaje interior domestica la madera y el ladrillo visto mediante aportaciones eclécticas de acero corten y vidrio laminar, apliques halógenos y muebles de firma, con las que Jesús Boroiz y Pilar Sánchez pretenden hacerse notar entre el vecindario monumental. Sólo el nombre del establecimiento, tomado de la torre en que estuvo confinada la reina Blanca de Navarra, evoca el contexto medieval de Olite y su castillo.

LA JOYOSA GUARDA

6,5. Categoría: tres estrellas. Rúa de Medios, 23. Olite (Navarra). Teléfono 948 74 13 03. Fax 948 74 13 04. Web: www.lajoyosaguarda.com. Instalaciones: garaje, jardín, sala de reuniones para 18 personas, salón, comedor, restaurante al aire libre. Habitaciones: 1 individual, 11 dobles, 12 'suites'; todas con baño, calefacción, aire acondicionado, teléfono, radio, TV satélite, acceso ADSL a Internet, secador, habitaciones para no fumadores. Servicios: no hay facilidades para discapacitados, no admite animales domésticos, transporte al aeropuerto. Precios: temporada alta, 103 euros + 7% IVA; temporada baja, 92 + 7% IVA; desayuno, 11 + 7% IVA; 'suite', 140 + 7% IVA. Tarjetas de crédito: American Express, Diners Club, Eurocard, MasterCard, Visa, 6000. Cierra: 24 y 25 de diciembre.

Arquitectura ... 6

Decoración ... 8

Estado de conservación ... 9

Confortabilidad habitaciones ... 7

Aseos ... 6

Ambiente ... 7

Desayuno ... 3

Atención ... 7

Tranquilidad ... 7

Instalaciones ... 5

La Joyosa Guarda es un hotel de nueva generación, en cierto modo precursor del rusticismo urbano. Toda la planta baja articula espacios de uso común en medios tonos teja y caramelo: el vestíbulo, decorado con arcones de época y obras de arte en exposición temporal de la galería Spira, en la misma calle; el salón, lamentablemente en penumbra durante el día, y el patio trasero, en dos niveles, ambientado con mesas y sillones de rattan y farolas de acero, muy agradable en verano. De noche, la iluminación exterior dibuja figuras de estricto minimalismo.

El pequeño comedor sirve cenas para consumo interno. Pocas elaboraciones, pero caseras y bien hechas, con mucho diseño en platos, copas y vasos. Salvo el desayuno, tramitado con un bufé corto de platos preelaborados, impropio en un hotel con encanto. Las habitaciones muestran suelos de tarima listada con intercalaciones de wengué, estores traslúcidos, sillas y sillones minimalistas, cartapacios de piel... Diseño por los cuatro costados y en los rincones más insospechados, salvo la caja negra del televisor, que cuelga de la pared con muy mal gusto. Pese a la modesta insonorización del edificio, reina un ambiente tranquilo, liviano, fruto del escaso tráfico en la Rúa de Medios.

ALREDEDORES

CORTE DE LOS REYES de Navarra durante siglos, Olite es un jalón periférico del Camino de Santiago, aunque esencial para comprender el peregrinaje compostelano. Hasta el monasterio de Santa Clara se desviaban los romeros para pedir fuerzas. Un paseo por el casco antiguo lleva a las iglesias de San Pedro y Santa María, la casa palacio del marqués de Rada y los edificios monumentales de la plaza de Carlos III el Noble. El palacio Real se puede visitar con guía, previa cita en el número 948 74 00 35.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2005

Más información