Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Admitida a trámite una querella por las facturas del PA

El Juzgado de Instrucción número 15 de Sevilla ha admitido a trámite la querella interpuesta por la fiscalía hispalense respecto a la expedición de un cheque a favor de una empresa por parte de la concejal andalucista en el Ayuntamiento de Sevilla y delegada del Distrito de Triana, Isabel Guerra-Librero Alcaraz, en noviembre de 2000.

Fuentes judiciales explicaron que, a través de un auto fechado este lunes, la titular del juzgado admite la querella y ordena una serie de diligencias para lograr el total esclarecimiento de los hechos, dentro de la pertinente instrucción, entre las cuales se encuentran la toma de declaración de los implicados en este caso.

Este mismo juzgado investiga ya, y por otra parte, los hechos trasladados desde el Ministerio Público el pasado 19 de abril en los que aparecen como imputados, entre otros, el ex concejal socialista de Salud y Consumo José Antonio García y el ex director de Área de Salud y Consumo José Marín, en el marco del caso de las facturas falsas destapado en el Ayuntamiento hispalense.

Duplicidad

Otro juzgado de instrucción sevillano, concretamente el número 5, instruye la querella en la que aparece como firmante de una supuesta factura duplicada el que fuera en 2001 el delegado del Distrito de Nervión y recientemente portavoz adjunto del PA en el Ayuntamiento de Sevilla, Rafael Carmona.

El 29 de junio, la Fiscalía hispalense informó oficialmente de que interponía sendas querellas tras recibir una denuncia del grupo municipal socialista en relación a los dos citados casos, que afectaban al Distrito de Triana y Nervión, en los años 2000 y 2001, por la expedición de cheques por parte de ex concejales andalucistas, "al no haberse ofrecido una explicación suficiente de la duplicidad en la confección, pago y cobro de las facturas aportadas por el denunciante". El Ministerio Público hispalense informó de que, tras realizar las diligencias de investigación pertinentes, interponía las querellas por entender que revisten caracteres de delitos de falsedad documental y malversación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2005