Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat creará un centro de formación laboral de menores en Tánger

La Generalitat colaborará con el Gobierno marroquí en la creación de un centro de formación laboral de menores en Tánger, en el que se podrán formar jóvenes del país o que sean repatriados de España tras llegar solos a la Península. El objetivo del centro es evitar que los menores tengan que marcharse de su país. La consejera de Bienestar y Familia, Anna Simó, presentó ayer el proyecto, denominado Tánger-Barcelona, acompañada de representantes de la delegación marroquí con la que en los últimos días el Gobierno catalán ha mantenido una reunión a fin de acordar proyectos y actuaciones para abordar la problemática de los menores inmigrantes no acompañados.

Por ahora, el centro de formación no tiene partida presupuestaria asignada ni por parte del Gobierno catalán ni del marroquí. Sin embargo, Simó explicó, acompañada del director de Asuntos Consulares y Sociales del Ministerio de Exteriores Marroquí, Jaouad El Himdi, que los detalles del futuro centro se concretarán en septiembre.

La consejera también afirmó que para dar salida laboral a los menores que se formen en el centro de Tánger -de donde procede la mayoría de los menores que emigran a Cataluña y donde es legal trabajar a la edad de 14 años- la Generalitat espera contar con la colaboración de empresas catalanas que ya están afincadas en Marruecos.

La reunión que han mantenido las dos delegaciones gubernamentales coincide con el reconocimiento por parte de la Generalitat de que la llegada de menores marroquíes no acompañados se ha disparado desde el pasado mes de octubre, cuando llega un niño no acompañado cada día. El encuentro también ha coincidido con los conflictos que un grupo de chavales ha causado en el barrio del Poblenou de Barcelona, cuyo albergue de acogida está saturado. Actualmente, la Generalitat tiene tutelados a 563 menores procedentes de Marruecos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de julio de 2005