Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece en Sevilla un obrero aplastado por hormigón

Un trabajador de 25 años de la fábrica de derivados del cemento Bonanza 2, en Guillena (Sevilla), murió el pasado lunes aplastado al caerle encima un molde de hierro de planchas de hormigón, cuando arreglaba uno de los dos postes que lo sujetan y que tenía rota la soldadura, según informó ayer Comisiones Obreras. Los hechos ocurrieron sobre las 13 horas del lunes, cuando el peón fallecido, natural de Guillena y soltero, intentó arreglar un poste de hierro del molde de placas de hormigón cuya soldadura, tras hacer una de estas piezas de grandes dimensiones, había cedido y provocó que se le cayera encima y lo aplastara.

El dirigente del Sindicato de Construcción, Madera y Afines (Fecoma) de CCOO-Sevilla Juan Martínez explicó ayer que el accidente se produjo al ceder el conjunto del molde de hierro, de unos 500 kilos de peso, y aplastar al obrero cuando intentaba realizar una nueva soldadura sujetando uno de sus postes con un gato hidráulico.

El trabajador fue trasladado aún con vida por un helicóptero del 061 al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde falleció sobre las 15.30 horas, tras lo cual el cadáver del joven fue trasladado al tanatorio de ese centro y ayer estaba previsto que se le realizara la autopsia.

El sindicato Fecoma de CCOO considera factores determinantes la carencia de formación del peón por parte de la empresa y la "posible falta de medidas de seguridad" y de "revisiones en condiciones" a estos moldes, que, según Martínez, "soportan bastantes kilos cada vez que se fabrica una plancha de hormigón", cuyas dimensiones son de de 2 metros por 2 metros de tamaño y 30 ó 35 centímetros de grosor.

"La empresa achaca el accidente a la falta de experiencia, pero ésta tiene que formar e informar al trabajador de los riesgos que conlleva su puesto de trabajo y, además, en esta actividad es muy habitual que los moldes lleven muchos años utilizándose y no se revisan en condiciones", indicó este responsable de Fecoma-CCOO.

El sindicato denunció de inmediato los hechos a la Fiscalía de Sevilla y a la Inspección de Trabajo para que interviniesen en el caso, según afirmó ayer el secretario de Acción Sindical de Fecoma de CCOO de Sevilla, tras lo cual, ayer por la tarde los inspectores acudieron a la fábrica, se precintó la zona y la Guardia Civil tomó declaración a los jefes de la empresa.

Los sesenta obreros de las dos empresas que operan en esa fábrica de Guillena pararon durante todo el día de lunes tras el accidente y también durante la jornada de ayer mantuvieron parada la actividad, según informó Comisiones Obreras, que resaltó en una nota que "este accidente se podía haber evitado si, a través de las oportunas revisiones obligatorias por parte de la empresa, se mantienen en perfectas condiciones las instalaciones".

Obrero en coma

Por otro lado, el obrero de 22 años que resultó herido el lunes en un accidente laboral cuando le cayó una grúa encima en Huétor Vega (Granada) se encuentra ingresado en la UCI en coma, según informaron fuentes de la Delegación de Salud. L.M.P. fue intervenido el lunes de la fractura de pelvis y dos heridas inciso contusas en el tórax y otra en el cuero cabelludo. Los otros dos obreros que también resultaron heridos en sendos accidentes laborales en Granada, fueron dados de alta ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de julio de 2005