EA discrepa de Ibarretxe y cree posible la mesa de partidos aunque haya violencia

La presidenta de Eusko Alkartasuna (EA), Begoña Errazti, adoptó ayer una postura distinta a la del lehendakari, Juan José Ibarretxe, durante la toma de posesión de su Gobierno, y reiterada ayer en una entrevista, al condicionar la formación de una mesa de partidos, con Batasuna incluida, a la desaparición de la violencia terrorista y de la kale borroka. "Por supuesto", respondió tajante la máxima dirigente del principal socio del PNV en el Ejecutivo tripartito cuando se le preguntó si a su entender es posible la constitución de ese foro aunque persistan la violencia terrorista o callejera. "Nadie lo ha discutido hasta ahora", dijo, obviando las posiciones explicitadas por el PSE y el PP y las palabras posteriores del propio Ibarretxe.

Cuestionar "a estas alturas" la presencia de la formación ilegalizada en la mesa multipartita comprometida en la investidura supondría "un retroceso interesado para generar una confrontación artificial para retrasar su constitución", añadió Errazti. "Mi partido no está en esa posición. EA no ha puesto ninguna condición", aclaró, y aludió a la existencia de un "acuerdo tácito", pero que no precisó, previo a las elecciones para constituir ese foro con todas las fuerzas políticas vascas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de junio de 2005.

Lo más visto en...

Top 50