Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ADMINISTRACIÓN

Ingenio 2010, el nuevo plan del Gobierno para acabar con el retraso tecnológico

Tercer plan en cuatro años sobre la sociedad de la información, después de Info XXI y España.es - En 2010 los internautas deberían pasar del 31% al 60% - Las empresas con comercio electrónico aumentarían del 8% al 55%

España tiene un plan tecnológico. Otro más. El tercero en cuatro años. El nuevo Gobierno también tiene un ministro de Tecnología, el cuarto en seis años. La diferencia con las situaciones anteriores es que España está aún peor respecto a Europa. Las anteriores iniciativas del Gobierno del PP fueron un fracaso absoluto, con dos planes (Info XXI y España.es) en tres años y tres ministros (Anna Birulés, Josep Piqué y Juan Costa). Ahora el Gobierno socialista presenta su plan al año de su llegada al poder. El primer plan del Gobierno del PP tardó tres (2001).

Actualmente la situación es tan crítica que compromete al desarrollo del país, según reconoce la Unión Europea. Si en el año 2002 España ocupaba el 25º puesto mundial en desarrollo tecnológico, dos años después había caído al 29º. La distancia ya no es respecto a Estados Unidos, sino respecto a la media europea, incluso con ampliación.

Para detener este retroceso, el Gobierno se compromete a aumentar cada año el 25% el presupuesto en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), porque con el actual España no alcanzaría la media europea hasta 2025.

España invierte el 1% de su producto interior bruto (PIB) en I+D, alrededor de 16.000 millones de euros, la mitad de la media europea y la tercera parte de Finlandia o Suecia. El Plan Ingenio 2010 pretende igualarse a Europa dentro de cinco años.

Ésta es la base del programa, presentado la semana pasada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Las promesas de los planes anteriores han instalado el escepticismo. Por ejemplo, el DNI digital se iba a implantar en el año 2003, según anunció el Gobierno del PP. El último anuncio, ya con el Gobierno socialista, ha situado la fecha en 2007 o 2008.

El programa del PP Internet para todos, dentro del infausto Info XXI, iba a alfabetizar digitalmente a un millón de españoles, lo que hubiera aumentado en 3,5 puntos la tasa de hogares con Internet. Finalmente, con cálculos optimistas, los cursillos no llegaron ni a 100.000 personas. Concretamente, entre 2001 y 2002 sólo aumentó 1,4 puntos el porcentaje de internautas en España, del 21,2% al 22,6%, según datos de la OJD.

Ahora el Gobierno quiere que en cinco años el porcentaje de hogares conectados a Internet salte del 31% al 60%. Eso significa que en los siguientes cinco años hay que crecer una media de 5,4 puntos por año para alcanzar el objetivo. La experiencia dice que desde 1996 ese crecimiento sólo se ha alcanzado una vez (de 1999 a 2000).

Ingenio 2010 viene a sustituir a los dos programas de los gobiernos del PP (1998-2004): Info XXI y España.es, unos fracasos estrepitosos, especialmente el primero, ya que al segundo ni le dio tiempo a arrancar. Info XXI consistió en una suma de variopintas partidas de distintos ministerios sin coordinación en su ejecusión ni objetivos evaluables. Tanto fue así que a la ministra de Tecnología, Anna Birulés, le sobró dinero. Como si le sobrara agua a un país que se muere de sed.

De Internet para Todos a Avanz@

Ingenio 2010 se estructura en tres instrumentos: Cenit, Consolider y Avanz@, que se dedica estrictamente a la sociedad de la información, lo que en los otros planes se llamó Internet para todos y Navega.es.

El programa Avanz@ pretende alcanzar la media europea en los indicadores de la sociedad de la información. Entre sus objetivos están aumentar el porcentaje de empresas que utilizan el comercio electrónico, que es de un raquítico 8%, y que en cinco años suba al 55%, que es la media europea.

Amén de doblar el número de internautas, otros objetivos son promover el uso de la factura electrónica y el registro electrónico en la Administración y alcanzar la tasa de un ordenador conectado a Internet por cada dos alumnos en los centros de enseñanza, algo que algunas autonomías ya han logrado con sus propios esfuerzos.

Este programa tratará de materializar las conclusiones del Consejo Asesor de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, que ha recomendado al Gobierno que entre 2009 y 2011 garantice que los trámites administrativos, en particular los de los ministerios de Justicia, Sanidad y Educación, se puedan realizar por vía telemática (veáse el Ciberp@ís del 28 de octubre de 2004): una Administración sin papeles.

El programa es ambicioso, pero hay otros países, en principio considerados modestos, que a día de hoy ya han implantado objetivos que España pretende conseguir en 2010.

En Chile, por ejemplo, más del 80% de la población realiza su declaración de la renta por la Red. En España no llega al 15%.

Pero es que mientras que en España sólo se gana en comodidad, en Chile la declaración por Internet permite además el pago en tres plazos; de lo contrario se debe hacer en en uno. Es decir, el Gobierno chileno prima el uso de la tecnología.

En ese mismo país, todas las compras y concursos públicos se exponen en la Red. Y allí, expuestos al público, se puede comprobar si se ha escogido la mejor oferta, con lo que se gana en transparencia y se pierde en corrupción. En Chile más del 80% de las escuelas están conectadas a Internet con banda ancha.

GOBIERNO: www.la-moncloa.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de junio de 2005