_
_
_
_

EE UU revela que cuatro mujeres del Ejército murieron en un ataque en Irak

La insurgencia mata a ocho policías iraquíes al asaltar un cuartel

Al menos cuatro mujeres que servían en el Ejército estadounidense, tres de ellas marines, fallecieron en la noche del jueves tras el ataque suicida perpetrado en Faluya, al oeste de Bagdad. El coche del suicida se aproximó a un camión que transportaba a unos 20 marines, la mayoría mujeres encargadas de cachear a las iraquíes en un puesto de control. De los 13 soldados heridos, 11 son mujeres.

Se trata del atentado en el que más mujeres del Ejército estadounidense han muerto desde que comenzó la guerra de Irak. De los 1.728 soldados estadounidenses muertos hasta la fecha en Irak 37 eran mujeres.

Más información
Al menos 38 muertos y 53 heridos en una oleada de atentados en Mosul, Bagdad y Kirkuk

Aunque el Pentágono prohíbe la participación directa de las mujeres en los combates, el frente en la guerra de Irak no está definido y los ataques pueden venir en cualquier momento y desde cualquier dirección.

Por otra parte, al menos ocho guardias iraquíes murieron y una decena resultaron heridos en un atentado suicida con coche bomba seguido de un asalto a un cuartel en la ciudad rebelde de Ramadi, informa Efe.

El incidente ocurrió la noche del viernes en un acuartelamiento ubicado cerca de Ramadi, uno de los pulmones de la insurgencia en Irak, 100 kilómetros al oeste de Bagdad. "Tras la explosión del coche bomba, unos veinte hombres armados a bordo de tres vehículos atacaron la base con pistolas y metralletas", explicó un portavoz policial.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Otro atentado aún más mortífero se produjo en la ciudad de Samarra, al norte de Bagdad, cuando otro coche bomba explotó frente a la casa de un funcionario del Ministerio del Interior relacionado con la lucha contra la insurgencia. Murieron 11 personas y más de 16 resultaron heridas. El atentado, según un portavoz de la policía, tenía como objetivo matar al citado funcionario, quien salvó la vida al no encontrarse en ese momento en su domicilio. Murió, sin embargo, gran parte de su familia.

El cadáver de un policía iraquí asesinado por insurgentes yace en el depósito de un hospital en Ramadi.
El cadáver de un policía iraquí asesinado por insurgentes yace en el depósito de un hospital en Ramadi.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_