Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
MATONISMO EN LAS AULAS

Alumnos ayudantes para estudiantes desesperados

"¿Cómo se puede acceder a los chicos en una edad en la que la principal referencia es el grupo y el enemigo es el adulto?". En el instituto Pradolongo han dado con la clave: la creación de los alumnos ayudantes. Llevan 10 años trabajando en la resolución de conflictos, y precisamente hoy hay un encuentro de centros en Puente de Vallecas.

Un grupo de alumnos ayudantes, tres por aula, se encargan de detectar el acoso y mediar en los conflictos de sus compañeros. "Hablamos con los que insultan a los otros; les hacemos ver que está mal; y les ayudamos a hacer las paces. También convencemos a los chicos de la clase para que vayan con el compañero al que otros insultan, para que éste así no se sienta solo", explica una alumna.

"La clave es intervenir en conflictos de baja intensidad para que no vayan a más, y para que los alumnos sepan resolver situaciones de violencia en el aula con el diálogo", explica la profesora Isabel Fernández. En cada aula de 1º y 2º de ESO hay tres alumnos ayudantes, elegidos por sus compañeros en asamblea y entrenados por los profesores. Cuando son mayores, en 3º y 4º de ESO, la jefatura de estudios ha creado la figura de alumnos mediadores, que actúan en los conflictos más graves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de junio de 2005