Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La causa para la beatificación de Wojtyla se abrirá el 28 de junio

El cardenal vicario de Roma, Camillo Ruini, puso ayer fecha al inicio del proceso de beatificación del papa Karol Wojtyla. "Os daré una noticia que sé que os causará una gran alegría: el martes, 28 de junio, a las 19.00 horas en esta Basílica de San Juan de Letrán [la catedral de Roma] abriremos oficialmente la causa de beatificación de nuestro amadísimo obispo y Papa Juan Pablo II".

El 13 de mayo, con ocasión del aniversario del atentado contra Juan Pablo II y de la primera aparición de la Virgen de Fátima, el papa Benedicto XVI anunció que autorizaba comenzar de inmediato la causa, sin esperar al periodo de cinco años posterior a la muerte que establecen los documentos vaticanos. La petición de comenzar sin esperar ese periodo había llegado desde el mismo vicario de Roma, Camillo Ruini.

Las causas de beatificación comienzan en la diócesis de la muerte del beatificado, por lo que se iniciarán en San Juan de Letrán con el nombramiento de un postulador que se encargará de seguir el proceso y comenzará con la lectura de todos los documentos de Karol Wojtyla, unas 100.000 páginas, a las que se le sumarán los escritos realizados por el Papa durante su juventud, incluidos aquellos apuntes que Juan Pablo II había pedido en el testamento que se quemasen tras su muerte pero que su secretario y amigo personal, monseñor Stanislao Dzisizw, decidió no destruir para que pudiesen contribuir a la beatificación.

El Prefecto de la Congregación para la causa de todos los Santos, el cardenal portugués José Saraiva Martins, puntualizó hace tiempo que aunque han llegado varias cartas en las que se habla de gracias milagrosas durante el pontificado de Juan Pablo II, sirve un milagro después de su muerte para poder conceder la beatificación.

Por otra parte, Benedicto XVI se ha reunido, por primera vez desde su elección, con líderes judíos con el objetivo de mejorar las relaciones entre las dos religiones. El papa Joseph Ratzinger dijo que deseaba seguir la senda de su predecesor para superar las diferencias teológicas y los recelos creados por el papel del papa Pío XII durante el Holocausto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de junio de 2005