Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU cree que la captura del general Mladic es inminente

Washington descongela ayudas a Serbia por sus "intentos serios" de detener al militar

Los días en libertad del general serbio Ratko Mladic, acusado de genocidio por el Tribunal de La Haya, pueden estar contados. Las especulaciones en torno a la próxima captura del fugitivo más buscado de los Balcanes, junto al jefe político de los serbios de Bosnia, Radovan Karadzic, se dispararon ayer después de que el número dos del Departamento de Estado de EE UU, Nicholas Burns, anunciase en Belgrado su inmediata captura.

"Mi impresión tras las conversaciones que he mantenido en Belgrado es que el Gobierno serbio está trabajando muy seriamente en encontrar al general Mladic y creo que hay un sincero intento para capturarlo o lograr que se entregue", dijo Burns. "Creemos que sus días en libertad están contados", insistió el número dos del Departamento de Estado, quien anunció que Washington iba a descongelar una ayuda de 8,1 millones de euros, tras lo que consideró un cambio de actitud del Ejecutivo serbio.

Conforme se acerca el décimo aniversario de la matanza de Srebrenica, la ciudad de Bosnia donde fuerzas serbias dirigidas por Mladic y Karadzic asesinaron a 8.000 musulmanes en tres días en julio de 1995, los rumores sobre la próxima captura del general se han intensificado, sobre todo después de que la acusación contra Milosevic presentase ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) de La Haya un vídeo con el asesinato de civiles por parte de fuerzas serbias. La difusión de este estremecedor documento ha creado una gran conmoción en Serbia.

La revista serbia Europa señaló en su edición del miércoles que el general Ratko Mladic estaría negociando en secreto su entrega al TPIY con las autoridades serbias y los servicios secretos rusos. Desde su supuesto escondite en la propia Serbia, trataría de asegurar la futura manutención de su familia y una buena asistencia médica para sí mismo. En las conversaciones participa un representante del Gobierno del presidente serbio, Vojislav Kostunica, un miembro del espionaje ruso y dos militares de confianza de Mladic. Un posible pacto podría estar sellado en los próximos 10 días. Belgrado ha negado la existencia de dichos contactos. Sin embargo, el rotativo serbio Kurir ha corroborado los hechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de junio de 2005