OLIMPISMO | La gran fiesta de Madrid 2012

La evaluación de las ciudades se conoce hoy dentro de otra batalla

Madrid, París, Londres, Nueva York y Moscú están peleando por ser la sede de los Juegos Olímpicos de 2012, y hoy conocen, a través de Internet, justo un mes antes de la elección, las conclusiones de las visitas de la Comisión de Evaluación del Comité Olímpico Internacional (COI). Pero no es la única batalla olímpica que se libra en estos momentos para la edición de dentro de siete años. La lucha de las ciudades es más de cara al exterior, pero existe otra interna, de gran calado estructural en el olimpismo, que ha producido tensiones insólitas en su pilar más importante, las federaciones internacionales. El programa de deportes en los Juegos va a ser abordado a fondo en la próxima Sesión de Singapur, tras la elección de la sede de 2012. Allí, se va a ver, con la votación de los miembros, qué deportes de los 28 actuales pueden seguir o si otros pueden entrar a sustituir a los que no ofrecen ya interés para esa edición. El 51% de los votos será el requerido para mantenerse y dos tercios del total, una proporción mayor, para entrar. En los próximos Juegos de Pekín 2008 se mantendrá el programa vigente.

Más información

El presidente del COI, Jacques Rogge, que heredó de su predecesor, Juan Antonio Samaranch, el problema de un gigantismo consecuencia del éxito, tiene una auténtica patata caliente entre las manos. Ya en una ocasión anterior, hace tres años, sufrió un revés cuando los miembros de la Sesión del COI le rechazaron en México un primer intento de poner en cuestión ciertos deportes y, sobre todo, partes de ellos, como la marcha en atletismo. Ahora, las federaciones se han puesto en guardia, casi en pie de guerra. De momento, tomaron una decisión insólita: convocar una Asamblea General Extraordinaria que se celebrará mañana en Ginebra.

En principio no parece que habrá cambios, al haber cerrado filas todos los deportes actuales del programa, pero el rugby a 7, el golf, el squash o el patinaje esperan ya el hueco que pueden dejar el béisbol o el pentatlón moderno, entre otros. Y todo ello, con el enfado de las federaciones, porque en defensa de sus intereses han debido hacer campaña como si fueran las ciudades candidatas a ser sede.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de junio de 2005.

Lo más visto en...

Top 50