PANTALLA INTERNACIONAL

Tarantino estrenará la productora de los hermanos Weinstein

'Grind House' será el primero de una serie de filmes de terror

Harvey y Bob Wenstein, los hermanos y productores más populares de Hollywood, ya tienen nuevos y ambiciosos planes cinematográficos. Tras su estrepitosa ruptura con Michael Eisner, presidente de Disney, que se materializará el próximo 30 de septiembre con su salida definitiva de Miramax Films -la prolífica productora que dirigían desde su fundación hace 25 años y de la que Disney es propietaria desde 1993-, los hermanos continuarán su vida profesional al frente de una nueva empresa, The Weinstein Company, cuyo nacimiento anunciaron oficialmente durante el pasado Festival de Cine de Cannes.

Allí, en medio de la expectación que siempre precede a los productores de cine independiente estadounidense, se supo que los Weinstein ya tienen el respaldo económico necesario (aunque sin cifras públicas) para poner en marcha su nueva empresa. Sus socios son el banco de inversión Goldman Sachs y Tarak Ben Ammar, un productor célebre por ser el único que se atrevió a distribuir La pasión de Cristo de Martin Scorsese cuando toda la industria rechazó el polémico filme. Gracias a ellos, Bob y Harvey podrán producir, entre otras, Grind House, la primera de una serie de películas de terror que dirigirán Quentin Tarantino y Robert Rodríguez, dos de los enfants terribles de Hollywood y predilectos de las taquillas, cuyas carreras fueron impulsadas por los Weinstein. El filme estará inspirado en las viejas proyecciones de sesión continua en las que se ofrecían hasta cuatro filmes de serie B, con trailers y materiales extra entremedias. Tarantino y Rodríguez dirigirán una película de una hora cada uno que será empaquetada como un filme único e inaugurará, según afirmó la semana pasada Rodríguez, "una serie de colaboraciones entre nosotros y The Weinstein Company".

Pero los productores no sólo se dedicarán al cine de corte algo trash que caracteriza a los directores antes mencionados. Durante su paso por Cannes, los Weinstein anunciaron sus primeras adquisiciones con vistas a la distribución, entre las que destacan superproducciones como Young Hannibal, el inicio de la serie sobre Hannibal Lecter, o el Decamerón, protagonizado por Hayden Christensen. Y la semana pasada hicieron pública una larga lista de estrenos como la segunda parte de Sin City, Matador (la comedia más aplaudida del pasado Festival de Sundance, con Pierce Brosnan como protagonista) o Breaking and entering, la nueva cita entre el director Anthony Minghella y el actor Jude Law. Esos tres filmes habían sido coproducidos con Disney mientras los Weinstein estaban al mando de Miramax, por lo que la nueva empresa y Eisner se han repartido los derechos de distribución. Otros títulos con los que se inaugurará la videoteca de The Weinstein Company son The gathering, un thriller protagonizado por Christina Ricci, y Killshot, una película con la que los Weinstein han decidido impulsar la carrera de Mickey Rourke, a cuya resurrección también contribuyeron con el filme Sin City, del que es uno de los protagonistas.

Antes de que expire su contrato con Disney, lloverán los estrenos de los filmes que produjeron siendo jefes de Miramax, que los Weinstein no han querido abandonar a su suerte. Unfinished life, con Robert Redford y Jennifer López; The great raid, con Benjamin Pratt, y Proof, con Gwyneth Paltrow, serán algunas de las grandes producciones estrenadas por Miramax antes del 30 de septiembre.

Quentin Tarantino.
Quentin Tarantino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de junio de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50