Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASI EL 55% DE LOS FRANCESES VOTA 'NO' EN EL REFERÉNDUM

Francia rechaza la Constitución europea

Chirac reconoce la derrota y anuncia cambios en su Gobierno en los próximos días - Bruselas y el Ejecutivo español afirman que la ratificación del tratado debe continuar en el resto de países

Francia dijo no. La Constitución europea, el tratado más ambicioso para unir bajo un mismo techo legal a los 25 países de la Unión Europea, naufragó ayer en el referéndum de Francia. El 54,86% de los franceses dijo no, según los datos oficiales cuando se había escrutado el 99,99% de los votos. El resultado se interpreta como un voto de castigo contra el presidente Jacques Chirac y el Gobierno que dirige Jean-Pierre Raffarin, cuyas horas como primer ministro parecen contadas. La jornada registró una participación que rondó el 70%. El fracaso del referéndum francés abre una grave crisis en la UE y tendrá negativas consecuencias para el Gobierno y los grandes partidos del país. Chirac anunció anoche que en los próximos días tomará decisiones sobre el Ejecutivo para, dijo, atender el mensaje de los ciudadanos.

MÁS INFORMACIÓN

"Hay que seguir adelante. La Unión seguirá funcionando con los tratados actuales y Francia seguirá jugando en ella el mismo papel", declaró anoche Chirac en televisión. Nicolas Sarkozy, líder del partido gubernamental, la Unión para un Movimiento Popular, y favorito para suceder a Raffarin al frente del Gobierno, señaló: "Lamento que hayamos fallado a Europa, pero ahora hay que escuchar a los ciudadanos. Los franceses quieren acabar con el inmovilismo para que el país se ponga en marcha pronto". El temor a los efectos de la ampliación de la Unión, el miedo a una oleada de inmigrantes del Este, la deslocalización de empresas, el paro y el descontento con el Gobierno han sido claves para el fracaso de la Constitución europea en Francia.

En el Partido Socialista, el liderazgo de François Hollande quedó también gravemente debilitado. El desafío lanzado por el ex primer ministro socialista Laurent Fabius en contra de la Constitución dio sus frutos e hizo crecer el no en las filas de la izquierda. Hollande achacó lo sucedido a la "furia" contra Chirac.

Los dirigentes de la Unión Europea contemplaron desde Bruselas con decepción lo sucedido en Francia y reclamaron la necesidad de continuar con el proceso de ratificación de la Constitución. En el mismo sentido se pronunció el Gobierno español. Aunque el texto ha sido ratificado por nueve países que suman 220 millones de habitantes, la aprobación en Francia era clave para el proyecto. Dentro de dos días, Holanda celebrará su referéndum. El no también manda en los sondeos.

Editorial en la página 14

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de mayo de 2005