Los padres de la chica de Elda denuncian que sufría un acoso escolar constante

Los familiares aseguran que el colegio no tomó medidas pese a sus reiteradas quejas

Los padres de la escolar de 16 años que se suicidó en Elda (Alicante) el pasado martes achacaron ayer al "constante acoso" de tres compañeras de colegio el trágico suceso. El padre de la chica fue contundente: "La han incitado al suicidio". La familia asegura que presentó reiteradas quejas en el centro, sin que la dirección adoptara medidas. Un tío sostiene que la adolescente fue agredida horas antes de arrojarse desde un puente. Los investigadores no descartan ninguna hipótesis y advierten de que sólo hay un hecho contrastado: una denuncia en diciembre por lesiones.

El círculo familiar de Cristina C. G., con sus padres Antonio Costa y María del Carmen Gómez a la cabeza, tras el funeral de la muchacha hizo responsable de su muerte a tres compañeras de clase del Colegio Sagrada Familia de Elda. Las tres fueron denunciadas por agredir a la chica a la salida del colegio el pasado mes de diciembre. Los padres presentaron entonces una denuncia en la Comisaría, que se tramitó a la Fiscalía de Menores como una falta de lesiones.

Los padres, que tras el funeral rompieron su mutismo y ofrecieron su versión de los hechos con profusión de detalles, recalcaron que las tres chicas acosaban a su hija de forma reiterada. Incluso horas antes de que la adolescente se lanzara desde un puente de 25 metros, las supuestas acosadoras volvieron a agredirla. "La obligaron a suicidarse y pudo haber sido golpeada el mismo día de su muerte, ya que el cadáver presentaba moratones en las piernas y en los brazos", relató Vicente Pérez, tío de la chica.

Otros familiares aseguraron que horas antes del suicidio, en la visita que la muchacha realizó al odontólogo, coincidió con una de las presuntas agresoras. "Esa chica parece ser que congregó a la demás y la agredieron", declaró el familiar.

Sin embargo, la autopsia, según fuentes del juzgado número 2 de Elda, encargado del caso, refleja que la muchacha murió por un politraumatismo y no precisa si la chica fue agredida momentos antes de precipitarse desde el puente.

El juzgado está a la espera de recibir las diligencias policiales para trasladar el caso a la Fiscalía de Menores. Este órgano instruye la denuncia presentada por la familia a raíz de la agresión del pasado mes de diciembre. El fiscal jefe de Alicante, José Antonio Romero, precisó que las diligencias abiertas son "exclusivamente" por un caso de lesiones. "En el expediente no hay ninguna referencia a acoso escolar, amenazas o insultos, sólo a una pelea entre dos escolares a la salida de clase, que derivó en lesiones leves para una de ellas", dijo. "Por tanto, si no hay nuevos datos, no se puede relacionar el incidente de diciembre es un caso aislado, y no se puede relacionar con la muerte de la chica", añadio el fiscal.

La investigación policial, de todas maneras, no descarta hipótesis alguna. Fuentes de la comisaría de Elda aseguraron ayer que no hay ningún detenido en relación con el suicidio de Cristina C. G.

Los agentes centran la investigación en el entorno más próximo de la chica, incluidas las tres escolares que supuestamente la acosaban. El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Antoni Bernabé, reforzó esta tesis y abogó por esperar al fin de las investigaciones sobre la muerte de la menor para determinar los motivos que "realmente han impulsado a la chica a tomar esta decisión".

La madre de la víctima, María del Carmen, aseguró ayer que las chicas que supuestamente acosaban a su hija llegaron a rajar el sillín de su moto el pasado diciembre.

María del Carmen también remarcó que, tras la denuncia en comisaría, comunicaron los hechos a la dirección del centro escolar. "Cada semana, reclamábamos a la dirección que tomara medidas para acabar con el acoso a mi hija, pero no me hacía caso", explicó la madre. La dirección del colegio, en cambio, sólo admite que los padres presentaron una queja, en diciembre pasado, "por unas agresiones que se produjeron fuera del centro", subrayó el director, Ignacio Bleda.

Elda, ciudad de 55.500 habitantes, vivió ayer una jornada de luto. El colegio privado concertado Sagrada Familia reanudará hoy las clases.

El funeral por la muerte de chica se celebró a las 10 horas de ayer en la capilla de tanatorio de Elda. Allí, se congregaron alrededor de 500 personas, entre familiares, amigos y compañeros de colegio, que dieron un emotivo último adiós a la joven Cristina.

El coche fúnebre de Cristina C. G., cuyo sepelio se celebró ayer en Elda (Alicante).
El coche fúnebre de Cristina C. G., cuyo sepelio se celebró ayer en Elda (Alicante).PEP GARCÍA

"Suspendió para que no se metiesen con ella"

La aspiración de la joven C. C. G. era estudiar Derecho para ejercer, más adelante, la función de fiscal. Su expediente académico era envidiable: sobresalientes en todas las materias. Esta constante se quebró hace unos días. Según sus familiares, "suspendió los dos últimos exámenes para que no se metieran más con ella, y ser como las otras". Las presuntas acosadoras se mofaban de sus buenas notas, con el apelativo de empollona.

La muchacha, pese a su carácter reservado, había asumido el protagonismo de organizar un viaje a California de final de curso, 4º de ESO, y estaba muy motivada. Su madre la definió como una chica responsable, muy estudiosa y "muy madura, con una cabeza de alguien de 25 años". Su tío dijo en el cementerio que una persona que "se compra ropa, trajes y prepara para todo el curso un viaje de fin de curso no se va a suicidar".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS