Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal anuncia un convenio con aduanas para controlar la importación de calzado

Delegaciones de 16 países de la UE llegan a Elche para la cumbre empresarial del sector

Alrededor de un centenar de personas se concentraron anoche ante el Ayuntamiento de Elche en demanda de soluciones para el sector del calzado. La protesta, organizada por el colectivo local Movimiento por la Unidad del Pueblo (MUT) coincide con la llegada de las delegaciones de la patronal de 16 países de la Unión Europea (UE) para participar en un cumbre del sector. El encuentro intenta contrarrestar las secuelas de la quema de dos naves chinas en el polígono Carrus. Mientras, la patronal anuncia un convenio con aduanas para controlar las importaciones.

Tras la concentración en la plaza del Ayuntamiento, los manifestantes se trasladaron al hotel Huerto del Cura, donde comenzaba a instalarse las delegaciones de los países participantes en la cumbre. La protesta concluyó sin incidentes.

La cumbre europea se celebra en esta ocasión en Elche como una forma de desagravio por los hechos que empañaron el sector ilicitano ocurridos en septiembre en el polígono industrial de Carrús. Un grupo de empresarios, trabajadores y desempleados del sector convocó una protesta contra los almacenes de calzado asiáticos que proliferan en la zona. La manifestación acabó con el incendio de dos naves de calzado chinas y actos vandálicos. Estos hechos han ocasionado ya la detención de más de 40 personas por parte de la policía nacional. El incidente surge ante la entrada de calzado chino en España y en general, en Europa, un tema que el presidente de la Federación de Industrias del Calzado Español, (FICE), Rafael Calvo, considera que es un aspecto más de la crisis que se debe abordar de manera conjunta.

Calvo, que será elegido hoy nuevo presidente de la confederación europea, en sustitución del italiano Brotini, considera que el calzado amarillo es un problema que no se ha atajado como debiera. La crisis, para este responsable, se debe a varios factores. Uno es la coyuntura económica con la paridad euro-dólar que perjudica a los productos procedentes de Europa. Otro problema es la masiva producción e importación de zapatos, y otros productos manufacturados, de países de Asia.

El comité ejecutivo de la Federación de Industriales del Calzado de España (FICE) mantuvo ayer una reunión previa al encuentro de representantes patronales de toda Europa. Rafael Calvo, presidente de FICE y de la patronal europea, aprovechó la ocasión para anticipar el contenido de un convenio con la dirección general de Aduanas que persigue facilitar la supervisión de las importaciones de calzado para evitar la entrada de productos que no cumplan las normativas europeas de calidad y seguridad.

El Instituto Tecnológico del Calzado, Inescoop, con sede en Elda, jugará un papel clave en las tareas de control del producto importado. Según Calvo, los importadores tendrán que acreditar la calidad y seguridad de sus productos y los técnicos de Inescoop los certificarán.

Calvo también comentó al comité ejecutivo de la patronal del calzado que la posibilidad de modificar los criterios en torno a la cotización social de los trabajadores, de modo que sólo contribuyan a la Seguridad Social en épocas de actividad y dejen de hacerlo cuando no sea preciso surtir los mercados, "queda prácticamente descartada" porque tanto los sindicatos como otras organizaciones patronales recelan del sistema.

En paralelo a la reunión de patronales de toda Europa en Elche, una delegación de UGT encabezada por su secretario general en el País Valenciano, Rafael Recuenco, se entrevistaba ayer en Bruselas con Vladimir Spidla, comisario de Empleo.

Recuenco reclamó a la Comisión Europea una auténtica política industrial europea que palie los problemas que sufren sectores como el textil o el calzado ante las importaciones masivas de productos chinos. Recuenco recordó que la crisis de ambos sectores afecta "a comarcas concretas" que dependen en un 80% de esa producción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de mayo de 2005