Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento dice que su objetivo es que siga el astillero de Sevilla

El Ayuntamiento de Sevilla ha asegurado que el informe elaborado por Sevilla Global, agencia municipal de promoción económica, relativo al futuro del astillero sevillano sólo plantea "la posibilidad de que, en caso de un escenario negativo, los actuales trabajadores de Izar también puedan incorporarse" a un programa "de canalización de trabajadores cualificados hacia otras industrias de la ciudad".

El Consistorio sevillano manifestó que los objetivos de este documento son que "la nueva factoría de astilleros que resulte de las operaciones de venta, siga siendo un verdadero astillero, cuyo plan industrial siga siendo la construcción y reparación de buques, junto con otras actividades afines".

En este sentido, señaló que con este documento se persigue que "no se pierdan para la ciudad los recursos humanos con amplia experiencia y nivel de conocimientos" que ya han salido de la factoría, como consecuencia del expediente de regulación de empleo o que están perdiendo actualmente sus puestos como miembros de la industria auxiliar. Así, expuso que "se trata de un plan destinado a que otras industrias emergentes" de la ciudad, como la aeronáutica o la agroalimentaria, aprovechen esos "valiosos recursos de los que no todas las ciudades disponen". Asimismo, "se ofrece a un contingente de trabajadores cualificados la posibilidad de seguir ejerciendo en la rama de actividad en la que tienen experiencia y formación".

Del mismo modo, mantuvo que la propuesta de este plan consistiría en que Sevilla Global canalizaría los recursos humanos de los astilleros, "auspiciando las acciones de adaptación y perfeccionamiento" que hubiese que llevar a cabo, "promoviendo esta canalización hacia esa posible operación de trasvase de los recursos financieros e institucionales que se precisen" y apoyando las iniciativas "emprendedoras" que los trabajadores de Izar "deseen alentar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de mayo de 2005