Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE promoverá la tecnología para contener el cambio climático

Un informe propone estrategias para reducir las emisiones de efecto invernadero en 2020

La UE ha asumido el objetivo de evitar que la temperatura media mundial suba más de dos grados respecto a la era preindustrial, ya que un calentamiento global superior supondría un alto riesgo social, medioambiental y económico. Para lograrlo, los países industrializados tendrían que reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en 2020 entre un 15% y un 30% respecto a 1990. Es un reto difícil y la apuesta por la tecnología es clave para lograrlo, según un informe que presentan hoy la presidencia europea (Luxemburgo) y la Comisión en Bruselas y en Bonn.

Cumplir el objetivo de los dos grados centígrados de calentamiento como máximo "será extremadamente difícil, por lo que la UE y sus países miembros tienen que desarrollar una estrategia a largo plazo coherente e integrada", afirma el informe elaborado por el Centro de Estudios Políticos Europeos (CEPS).

El documento persigue una coherencia política, con opciones para hacer frente al cambio climático de modo económicamente eficaz a corto y medio plazo. También reconoce explícitamente como prioritario que las estrategias europeas sean compatibles con las posiciones de otros países cara a acuerdos internacionales para después de 2012, cuando termina el primer plazo de cumplimiento del Protocolo de Kioto. Además, hay que poner en marcha medidas de adaptación a los efectos del calentamiento global, que se producirán en el futuro aunque se logre contener las emisiones de gases de efecto invernadero que lo provoca.

Desarrollo y difusión

"La tecnología jugará un papel central para encarar los retos del cambio climático. Dado que tarda bastante su desarrollo y difusión, el incremento de la eficacia de tecnologías existentes a corto y medio plazo ofrece el mayor potencial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. [...] A largo plazo, hay que desarrollar tecnologías avanzadas", indica el documento, cuyos detalles se exponen hoy en una sesión de la reunión de los comités técnicos de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que se está celebrando en Bonn (Alemania).

Para facilitar el desarrollo de nuevas tecnologías, tanto la UE como los países miembros deben tener políticas integrales que combinen los incentivos tanto para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero como para la I+D.

El informe, que intenta identificar áreas prioritarias a corto, medio y largo plazo, recomienda que la investigación de tecnologías beneficiosas para hacer frente al cambio climático, como la energía y el transporte, "deben convertirse en prioritarias en las políticas de investigación de la UE y de los países miembros y recibir recursos crecientes dedicados a su desarrollo. También hay que promocionar explícitamente la investigación científica en cambio climático".

El principal factor del calentamiento global registrado en los últimos 50 años es la acción humana, y las emisiones de gases de efecto invernadero que lo provocan siguen aumentando, recuerda el trabajo del centro de estudios, con el consiguiente daño, "que puede ser significativo", para las poblaciones y los ecosistemas.

Con vistas al esfuerzo posterior a 2012, el documento europeo identifica factores que no pueden estar ausentes en una estrategia, como el impacto económico y comercial de las medidas que se adopten y la implicación activa tanto de los países industrializados como de países en vías de desarrollo "al menos los que están industrializándose rápidamente".

Países en desarrollo

La incorporación al esfuerzo global de los países en desarrollo (excluidos de objetivos cuantificados de control de emisiones en el actual periodo del Protocolo de Kioto) se considera imprescindible: según las previsiones, hacia el 2030 el nivel de las emisiones de los países en vías de desarrollo superará al de los desarrollados. De nuevo la tecnología juega aquí un papel crucial en la estrategia europea, ya que el informe del centro de estudios destaca la necesidad de atender a la transferencia tecnológica.

La puesta en marcha de estrategias energéticas que apuntan hacia una mayor eficacia y una menor intensidad de emisiones de carbono, son imprescindibles para los países miembros de la UE. En el ámbito del transporte se aconseja que se acelere el desarrollo de tecnologías más eficaces que las actuales para los vehículos y cambios oportunos en los modos de transporte.

En la primera de las 11 recomendaciones del informe se especifica que en los planes de la UE y de los países miembros "se debe dar prioridad a las estrategias que proporcionan beneficios en eficacia económica, seguridad del suministro energético, contención de la contaminación, innovación y creación de empleo".

La convención de la ONU no logra compromisos contra el calentamiento

La señal del cambio climático en marcha es cada vez más clara y prácticamente ningún gobierno del mundo lo niega. Pero el consenso desaparece a la hora de definir estrategias, medidas y compromisos para hacer frente al problema, según se ha puesto de manifiesto en la reunión de dos días mantenida la semana pasada en Bonn (Alemania) por los países de la Convención Marco de Naciones Unidas Sobre Cambio Climático.

La reunión, una cita acordada en la última cumbre del clima, debía según algunos empezar a explorar estrategias para después de 2012, cuando concluye el primer período de cumplimiento del Protocolo de Kioto. Era la postura de la UE, que también quería buscar vías para incorporar a EE UU a la acción internacional contra el cambio climático

Con la oposición de EE UU y del grupo de países en vías de desarrollo a considerar planes para después de 2012, el seminario de Bonn ha sido un foro de discusión e información centrado en experiencias y políticas nacionales, con un balance positivo. Pero no se ha alcanzado un resultado formal de recomendaciones o compromisos.

Los países en vías de desarrollo han insistido en que deben ser los desarrollados los primeros -y los únicos, por ahora- que deben cumplir objetivos concretos de contención de emisiones, y sólo después de que se compruebe su eficacia se plantearán ellos compromisos. De momento, recordó India en Bonn, las emisiones de los países desarrollados han aumentado. Brasil rehusó discutir medidas de futuro y China advirtió de que, con su creciente necesidad energética, recurrirá a las nucleares y a las alternativas de carbón limpias.

EE UU repitió su plan propio de cambio climático y aplazó hasta 2012 el debate sobre nuevas actuaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de mayo de 2005

Más información