Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fondos de capital riesgo monopolizan las ofertas por Auna

Los fondos de capital riesgo van a protagonizar el proceso de venta de Auna, el segundo operador de telecomunicaciones. Hoy vence el plazo dado por los socios de Auna -Endesa, Santander y Unión Fenosa- para recibir ofertas no vinculantes para la venta del 83% que poseen del segundo operador de telecomunicaciones. Y las cuatro ofertas que hay encima de la mesa de Merrill Lynch, encargado de llevar a cabo la operación, están encabezadas por estos fondos.

Aunque no se han hecho públicas las ofertas, fuentes del proceso indican que éstas no van a rebasar los 12.500 millones por el conjunto del grupo que se han puesto como límite mínimo los accionistas. De esta forma, no se descarta que, una vez pasada esta fase preliminar, las ofertas vinculantes estén por muy debajo de esa cifra y el proceso de venta se declare desierto.

La primera oferta es de los fondos Providence, Carlyle, Permira y Blackstone por Amena, la división móvil, por la que está dispuesto a ofrecer hasta 9.000 millones de euros.

Por la división de telefonía fija (Auna TLC) presenta una oferta el cableoperador Ono, que contará con el apoyo de los fondos de capital riesgo, probablemente de Providence y Carlyle. El precio por esta división estará en el entorno de 2.500 millones.

Apax Partners, CVC Capital Partner y Cinven encabezan otra oferta por el conjunto del grupo, mientras que la cuarta está liderada por el fondo estadounidense Kohlberg Kravis Roberts (KKR). Ningún operador de telecomunicaciones europeo ha manifestado interés por presentar una oferta por Auna.

Los grupos que finalmente presenten ofertas preliminares tendrán más de un mes para analizar en profundidad las cuentas de Auna (proceso de due diligence) con vistas a decidir si siguen adelante y transforman sus ofertas en vinculantes o si, por el contrario, se descuelgan del proceso, que puede representar la mayor operación europea del del capital riesgo. Un proceso similar-el de la venta de antenas de Amena- se dio por desierto por la escasa cuantía de las ofertas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de mayo de 2005