Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA y sus rivales en la BNL intentan igualar fuerzas ante la junta de mañana

El 80% del capital está registrado para la asamblea, mientras se cruzan acusaciones de pactos ilícitos

La batalla por el control de Banca Nazionale del Lavoro (BNL) está cada vez más equilibrada. El llamado contrapacto, que se opone a la oferta pública de acciones (OPA) propuesta por el BBVA, se ha reforzado con la incorporación de nuevos socios y prepara su estrategia para la junta de accionistas de BNL, prevista para mañana en segunda convocatoria. El 80% del capital se ha registrado para asistir a la junta.

Los miembros del contrapacto, encabezados por los constructores Stefano Ricucci y Francesco Caltagirone, se reunieron ayer brevemente, pero aplazaron hasta mañana cualquier decisión para no desvelar sus cartas hasta el último minuto. Su fuerza, entre acciones propias y aliados externos, podría alcanzar el 36,1% de los votos, según publicó ayer La Repubblica de fuentes del contrapacto. Esta posición es prácticamente la misma (36,4%) que se atribuye al "pacto de gobierno" de BBVA.

Tres semanas atrás, el contrapacto forzó la suspensión y nueva convocatoria de la junta de accionistas no presentándose al acto, lo que impidió que existiera el quórum necesario. En esas tres semanas, el bando de Caltagirone y Ricucci ha aprovechado el tiempo: ha irrumpido con fuerza en RCS, sociedad editora del Corriere della Sera, núcleo duro de las finanzas italianas y lugar muy apropiado para tejer acuerdos defensivos frente a los "asaltos extranjeros"; ha atraído a la batalla de BNL a nuevos aliados como Unipol, Banca Popolare dell' Emilia Romagna e incluso Banca Popolare di Lodi (embarcada a su vez en la lucha por Banca Antonveneta contra los holandeses de ABN Amro); y ha preparado una estrategia a largo plazo, cuyos detalles se desconocen, con el objetivo de desgastar al BBVA y sus socios.

El BBVA sospecha que el contrapacto ha superado de forma encubierta el 30% de las acciones, lo que le obligaría a lanzar una OPA. Ayer, el contrapacto replicó pidiendo a la Consob que investigue si el BBVA y sus aliados tienen pactos ilícitos con otros accionistas del banco romano.

La comisión de valores italiana (Consob) examinará atentamente los acontecimientos que se produzcan en la junta, para detectar posibles indicios de acuerdo bajo mano. En juego estará el dominio del Consejo: la lista más votada se quedará con ocho puestos; la derrotada, con seis. Un puesto adicional será para Monte dei Paschi, que presentará una lista independiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de mayo de 2005